sábado, 27 de mayo de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Nuestra sede en Taiwán
La montaña Tambor del Dharma está situada en el municipio de Chin-San, en el condado de Taipei. Se asienta en una ladera cercana a la intersección de las carreteras Yang-Ching, Tan-Ching y Ki-Ching.

Las dos palabras “Tambor del Dharma” están en el Sutra del Loto: “Que el Honrado por el Mundo pueda hacer girar la rueda del Dharma, tocar el gran tambor del Dharma, soplar la gran caracola del Dharma, y dejar caer la gran lluvia del Dharma para salvar a todos los ser vivos del mundo. Roguemos a Buda que extienda el profundo Dharma”.

La Montaña Tambor del Dharma toma de aquí su nombre y espera que todo el mundo pueda obtener los beneficios de los tres tesoros budistas: el Buda, el Dharma, y la Sangha. Así todo el mundo podrá empaparse de la compasión y sabiduría de la lluvia del Dharma, y la sociedad alcanzará la felicidad de una vida sana, pacífica y armoniosa.

Los orígenes de la Montaña Tambor del Dharma

La historia de la Montaña Tambor del Dharma comienza en la zona de Peitou de Taiwan. Antes del verano de 1989, la Montaña Tambor del Dharma era sólo un nombre aún sin fermentar en el mundo budista de Taiwán.
En 1955, el venerable maestro Dongchu, maestro de Sheng Yen, fundador de la Montaña Tambor del Dharma, estableció en Peitou el Instituto Chung Hua de Cultura budista, para promover la cultura budista y desarrollar actividades caritativas de ayuda a familias de pocos ingresos, húerfanos y a ciudadanos de las clases bajas de la sociedad.
En 1971, adquirió unas tierras de cultivo en la llanura de Kuandu, de la ciudad de Taipei, y llevó allí a sus dicípulos a cultivar la tierra. Construyó una granja de unos 160 m2, y en 1975 después de su inauguracón la bautizó como “Monasterio Nung Chan” con la idea de “El Zen como centro, la agricultura como medio de vida”. El lema del monasterio era “Un día sin trabajar, un día sin comer”.

Los primeros años el Maestro Sheng Yen participó en las actividades caritativas que organizó el Instituto Chung Hua de Cultura budista, pero sólo hasta 1957 la relación con el venerable Maestro Dongchu se hizo intensa. Entonces, el maestro Sheng Yen, que había salido de la armada, comenzó a visitar el Instituto Chung Hua y recibió las órdenes monasteriales otra vez por el Maestro Dongchu tomando el nombre de Dharma como Sheng Yen.

En 1977 el venerable maestro Dongchu murió y dejó como heredero legal al maestro Sheng Yen que tomó las riendas del Instituto y del monasterio Nung Chan, continuando con fuerza la propagación del budismo y el trabajo de expansión del Zen.

Como los miembros del instituto y los fieles del monasterio aumentaban de día en día, el espacio era ya insuficiente, por lo que empezaron a buscar un lugar permanente, seguro y donde pudieran construir. El maestro Sheng Yen dedicó ocho años en la búsqueda sin fruto alguno. Hasta que el día 25 de marzo de 1989, hicieron en una oración común, en la que el Maestro Sheg Yen y unos mil fieles, recitaron 21 veces el mantra de la Gran Compasión pidiendo ayuda a Guanyin para que pronto encontraran un lugar adecuado para construir un nuevo centro de espiritualidad.

Casualmente, casi al mismo tiempo, en el templo Guanyin del pueblo de Banlin de Chinshan, el venerable maestro Quandu, ante una estatua de Guanyin, recitaba el mismo mantra de la Gran Compasión, esperando poder ceder su monasterio y encontrar un maestro que continuara llevándolo, heredara su misión y propagra el budismo.

El Bodhisattva Guanyin pareció oír las repetidas plegarias de ambos lados, y así por una coincidencia inescrutable, el julio de 1989, con la ayuda de otros fieles laicos, el Maestro Sheng Yen consiguió un lugar apreciado y proclamó el nuevo sitio de Chinshan como “Montaña Tambor del Dharma”. Luego siguiendo sus detallados planes comenzó a propagar la educación, la cultura y la fe budista, y ofreció a todos los fieles un lugar de espiritualidad budista, un ambiente ideal para la meditación, para tranquilizar la mente y obtener la paz interior.

El fundador de la Montaña Tambor del Dharma, el Maestro Sheg Yen, ha dicho que, después de 16 años hasta la inauguración del Centro, espera que la Montaña Tambor del Dharma no sea un lugar de atracción sino un centro de veneración de Guanyin para que todos los visitantes puedan venir a experimentar la vida espiritual y empaparse de los beneficios de las enseñanzas budistas.