viernes, 22 de septiembre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

El Valor de la Vida es Ofrecer y Contribuir
¿Cuál es el valor de la vida? Muchas personas creen que la fama, posición social, poder y riqueza hacen altamente valiosa a una persona. Sin embargo, ¿es posible que alguno de éstos sean verdaderos índices del valor de la vida? Sí y no. La respuesta depende de cuántas contribuciones haya hecho esta persona a la sociedad. Si una persona no ha hecho contribuciones, aunque goce de buena posición, riqueza y fama tiene un valor muy limitado.

Ofrecer y contribuir también empiezan por cumplir con nuestro deber en los diferentes roles que desempeñamos, asumiendo responsabilidades y proponiendo contribuciones. En este mundo no hay muchas personas que se relacionen directamente con nosotros. Si pones por escrito los nombres de todos los que tienen una relación directa contigo desde el primer momento del que puedas recordar, ¿cuántos nombres tendrías? Probablemente no muchos. Muy pocas personas serán capaces de poner por escrito mil nombres de los que se relacionan directamente con ellos. Tal vez uno puede pensar en tan sólo un puñado de amigos y parientes. Cuando uno piensa en los que se relacionan indirectamente con uno mismo, entonces el número se incrementa enormemente. Cuando hablamos de responsabilidades, normalmente se refiere a ser responsable de ciertos asuntos ante un número pequeño o a un grupo específico de personas. La contribución, por otra parte, es completamente diferente.

En cualquier situación siempre hay oportunidad de contribuir en relaciones tanto directas como indirectas. Por ejemplo, si estás caminando por la calle y ves a un niño que quiere cruzar la calle, no estás bajo ninguna obligación de ayudarle a cruzar la calle sin peligro, pero para ti es una oportunidad de hacer una contribución. En muchos casos las personas piensan, “Ese niño no tendrá ningún problema en cruzar la calle solo. Además tengo mucha prisa y no tengo tiempo.” Pero si de repente un coche atropellará al niño, ¿no te arrepentirás por no haber aprovechado esta oportunidad de salvarle la vida del niño?