lunes, 21 de agosto de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Karma individual y colectivo
Conferencias budistas
Conferencia impartida por el maestro Sheng Yen sobre el Surangama Sutra el 15 de junio de 1986.

En la selección del sutra que hemos leído hoy, hay dos temas básicos, el karma individual y colectivo, y los puntos de vista falsos o ilusiones que generan y son generados por estos dos tipos de karma.

Una parte de tu imagen del mundo está compuesta de aquellas cosas únicas para ti como un individuo. Eso afecta a tu karma individual y especifico. Alguna parte de tu visión del mundo está compuesta de una percepción común o colectiva. Esto afecta el karma común o colectivo. La percepción común podría sólo relacionarse con tu familia, tu vecindario, o la nación. Alguna parte de la percepción común podría relacionarse con toda la humanidad en todo momento del pasado al futuro. O una percepción particular podría relacionarse con un cierto momento en el tiempo, en la historia.

Los conceptos falsos que aparecen del karma individual son únicos para ese individuo. Los miembros de la misma familia en el mismo hogar miran la misma cosa diferentemente. La misma persona que mira la misma cosa en dos momentos diferentes podría ver dos cosas diferentes.

Una vez fui entrevistado en la Radio WBAI. Durante el programa, alguien llamó y preguntó sobre la amenaza de la guerra nuclear. Dijo, “¿imagínese que alguien que tiene poder decide pulsar el botón? ¿Usted qué haría?” Dije, “No hay problema. Todavía no hay nadie que vaya a pulsar el botón.” Eso ocurrió poco después de la manifestación en el Central Park contra las armas nucleares cuando unas 100.000 personas marcharon en protesta.

Quisiera aclararle mi respuesta a la persona que llamó. Refiriéndose a la manifestación, dije, “Estas personas podrían no conseguir lo que quieren. Ciertamente podría suceder que uno de los manifestantes que ahora está pidiendo el fin de las armas nucleares sea el que luego pulsará el botón.” La persona que llamó no persiguió la pregunta, y el asunto llegó a su fin en ese momento.

Durante una conferencia en Taiwan, mencioné este incidente. Alguien en la audiencia pensaba que fue extraño pensar que un manifestante contra la proliferación nuclear podría convertirse en aquello que va a empezar una guerra nuclear. Dije, “Realmente no hay nada extraño sobre eso. En América las personas dicen, 'He cambiado mi opinión,' todo el tiempo. Y los americanos no son los únicos. Las personas alrededor del mundo cambian constantemente sus opiniones. Para alguien es común irse de un extremo del espectro político al otro durante su vida.

Tales cambios como estos surgen de las visiones engañosas creadas por el karma individual. Esas ilusiones crean semillas kármicas. Sólo una semilla kármica puede madurar en cualquier momento dado. La madurez está de acuerdo con el ambiente y las circunstancias históricas y políticas. Cuando cambian el ambiente y los tiempos, aparecen y se manifiestan diferentes semillas kármicas. Este modelo de la madurez kármica difiere de individuo a individuo.

El karma individual, entonces, se refiere al tiempo y lugar específico y a las visiones y circunstancias que son únicas para ti y nadie más. El tiempo puede ser el pasado, el presente, o el futuro. El lugar puede aplicar a tu ambiente inmediato, al mundo humano, o al que es común para todos los seres sensibles.

Podrías pensar que el pasado no tiene nada que ver contigo, pero lo que hiciste en el pasado es precisamente lo que te ha llevado a tus circunstancias presentes. Lo que hiciste más en el pasado crea las semillas que maduran más rápido. Lo que hiciste menos produce semillas que maduran lentamente. Y lo que hiciste en mínima medida produce las semillas que maduran más lentamente.

La iluminación creada por un lámpara servirá como una analogía. Una lámpara poderosa te hará percibir un objeto brusca y claramente. Una lámpara menos poderosa dará una impresión definida con menos claridad del mismo objeto. De la misma manera, lo que hiciste más en el pasado tendrá el mayor efecto en tu ambiente y la mayor influencia sobre tu percepción. Aquellas cosas que hiciste menos frecuentemente tendrán una fuerza más débil en tu ambiente y percepción.

Ayer estuve hablando con unos pocos estudiantes sobre los lenguajes, uno de ellos comentó que si realmente llegas a dominar tu propio lenguaje, para ti será más fácil aprender una segunda lengua. Lo contrario también es verdadero. Si aprendes una segunda lengua también aumentará tu capacidad de la primera. De hecho, si te concentras realmente en una área particular de estudio, verás los beneficios en cualquier cosa que hagas.

Alguien que había estudiado el Budismo Tibetano por diez años me preguntó si podría empezar a estudiar el Chan. Le dije a él, “Si puedes poner a un lado temporalmente todas las concepciones que has adquirido al perseguir el Budismo Tibetano, entonces cuando practicas el Chan, todo el poder y beneficios de tu práctica tibetana serán transformados en la energía que puedes utilizar en el Chan. El esfuerzo que has dedicado a estudiar el Budismo Tibetano no va a perderse. Pero debes poner a un lado tus concepciones. Sin embargo, todavía está la cuestión de por qué ahora consideras el Chan después de tanto trabajo en el Budismo tibetano. Podría no haber necesidad de cambiar. Pero si estás teniendo dificultades particulares que parecen específicas de la práctica tibetana, entonces podrías empezar a estudiar el Chan.”

El poder de lo que hiciste en el pasado continuará en el presente y en el futuro de acuerdo al esfuerzo que ahora gastas. Lo que haces ahora determina los efectos o consecuencias de lo que experimentarás en el futuro.

Tal es la comprensión del karma individual – actos específicos en el presente conducen a resultados específicos en el futuro. Las ilusiones aparecen de este karma debido al cambio constante que se produce del pasado al presente y al futuro. Tu perspectiva de los eventos cambia constantemente. Cambias constantementea tu punto de vista. Tu entendimiento varía de un momento a otro. A esto le llamamos “ilusión de constante cambio”. Podrías no darte cuenta del cambio y la alteración en la percepción, pero, sin embargo, tus visiones están en constante flujo. ¿Has tenido alguna vez la experiencia de creer que habías cambiado poco, cuando de repente te das cuenta de que realmente habías cambiado mucho?

Hasta aquí hemos hablado del karma individual en el sentido temporal – la manera en que cambia a través del pasado, presente y futuro. Ahora voy a hablar de las ilusiones que aparecen del karma individual en el sentido espacial: cómo un individuo puede ser influenciado por su ambiente – familia, nación o mundo.

La manera en la que un individuo es influenciado por lo que está alrededor de él depende de cuán amplio o estrecho es su foco. Alguien que ha cultivado un carácter noble y generoso se moverá a lo largo del mundo con poca preocupación por él mismo. Se verá a sí mismo en relación al mundo entero. Una persona egoísta no verá más allá de su propio bienestar. Su relación estará sólo con él mismo. La visión de un individuo de su lugar en el mundo determina cómo se siente sobre él mismo y todo lo que ve y hace. Son estas mismas visiones y tus acciones basadas en ellas que contribuyen a tu karma individual.

Una vez alguien acudió a mi y me dijo, “Shih-fu, mi vida realmente no tiene ningún sentido. No contribuyo nada al mundo. En efecto, el mundo sería un lugar mejor si yo no estuviera en él. Las cosas podrían ser más simples y mucho mejores si yo muriera mañana.” Esta era su perspectiva en el mundo.

Le pregunté, “¿Cómo está tu familia? ¿Estás casado? ¿Tienes hijos?” Y él dijo, “No hay nadie más en mi familia excepto yo. Nunca he estado casado ni tampoco tengo hijos.” Dije, “¿Por qué no te casas? Eso podría ayudar a tu problema.” Pero rebatió, “La mujer con la que me casara podría casarse con una pesadilla. Le causaré nada sino problemas.” Dije, “Si no quieres casarte, quizás deberías adoptar algunos niños y tomar la responsabilidad de criarlos.” Pero contestó, “¿Cómo un bobo como yo podría criar niños? No puedo tomar ese tipo de responsabilidad. Soy completamente inútil.” Dije, “Es exactamente porque eres tan inútil que deberías intentar asumir alguna responsabilidad.”

Poco después él volvió. Se veía bien y sano. Pregunté, “¿Qué pasó? ¿Te sientes útil?”. Dijo, “Bueno, no sé cuán útil soy, pero por lo menos, estoy pensando en casarme.” Pregunté, “¿Vas a adoptar hijos?” Dijo, “Bueno, me imagino que si fuera a casarme, también podría tener mis propios hijos.”

Ahora él es el padre de dos hijos. Pregunté si se sentía útil ahora. Dijo, “Bueno, todavía me considero una persona inútil, pero creo que mis hijos crecerán para ser personas útiles.” Pregunté, “¿entonces todavía piensas que el mundo puede funcionar sin ti?” Y dijo sin ninguna indecisión, “¡Ni hablar! Tengo que estar aquí para cuidar a mis hijos y ayudarlos a convertirse realmente en personas útiles.”

Puedes ver cómo cambió su perspectiva. Inició como un individuo aislado. Fue un pesimista. Ahora está casado y es padre. Ya no está aislado, y mira el mundo diferentemente.

Aquí hay un relato que involucra a la Sangha. Un monje que conocía pensaba mucho en dejar el monasterio y tomar la vida secular otra vez. Dijo a sus amigos sobre su problema, y ellos decidieron ayudarle. Vieron que él fue elegido Secretario de la Asociación Budista China. La posición era importante y se necesitaba asistir a numerosas reuniones y actos. Muchas personas lo buscaron ansiosamente, y se mantenía ocupado todo el día. Esto duró alrededor de cinco años. Entonces alguien le preguntó si todavía deseaba regresar a la vida secular. Dijo, “Sí, la preferiría. Pero antes de que me convirtiera en secretario, no fui una persona pública. Nadie sabía quién era yo. Si hubiera regresado a la vida de familia, a nadie le habría importado. Ahora tengo responsabilidad y reputación. Soy conocido no sólo en Taiwan, sino en los demás países. Si dejara la identidad del monje y regresara a la vida secular, sería demasiado embarazoso. Supongo que simplemente tendré que aceptar mi karma.”

Este es otro ejemplo de la perspectiva cambiada – del foco pequeño del individuo al foco más grande de la comunidad. El monje estaba a punto de abandonar sus votos, pero cuando vio la pintura más grande, se le cayó la idea de su mente. Pienso que es un buen relato.

Tus responsabilidades y el papel que sirves en la comunidad determinan cómo miras las cosas y cómo actúas en tu vida cotidiana. Alguien que conozco en Taiwan, un genuino practicante budista, se ha convertido en un ministro en el gobierno. Antes de que ocupara el puesto, fue un serio seguidor de la fe, y siempre estimaba (apreciaba) exclusivamente al Buda y al Budismo. No tenía nada que decir acerca de las demás religiones. Una vez que se convirtió en el ministro del gobierno, sin embargo, estaba consciente de los sermones que fueron dados en las iglesias cristianas, y fue invitado a varios actos y ceremonias que fueron tanto seculares o involucraban otras religiones. En sus discursos tenía algo bueno para decir acerca de todas las religiones.

Había monjes, no obstante, quienes le acusaron de traicionar al Budismo. Preguntaron por qué él era tan magnánimo hacia las demás religiones. Dijo, “Personalmente, todavía soy budista. Pero ahora represento al gobierno, y el gobierno representa a todas las personas, muchos de los cuales practican las demás religiones. En mi posición tengo que reconocer la existencia y méritos de las demás religiones.”

Hay un senador de Hawaii de los Estados Unidos que servirá como otro ejemplo de alguien cuya perspectiva se ha ampliado. Étnicamente, él es chino, por lo tanto cuando visitó a Taiwan, los periódicos locales lo describieron como chino. Cuando dio discursos, sin embargo, siempre dijo, “Soy un ciudadano americano.” Pero las personas en Taiwan preguntaron, “¿Cómo puedes decir eso? Eres chino.” Dijo, “Soy un ciudadano americano, y he sido elegido por los ciudadanos americanos para representarlos como su senador. Por supuesto, mi herencia es china. Mis hermanas vienen de China, y siempre tendré un profundo afecto hacia el país de mis antepasados. Pero en mi posición oficial tengo que concentrar todos mis esfuerzos hacia el beneficio de los Estados Unidos y su pueblo.”

No hay confusión en lo que está haciendo. No hay nada erróneo en sus valores o juicios. Eso es la manera adecuada de actuar. Podría tener la sangre china, pero en su capacidad oficial representa a los ciudadanos de los Estados Unidos.

Desafortunadamente la perspectiva de uno no siempre se amplia para incluir el beneficio de los demás. Cuando los individuos se identifican con el mundo de una manera particular y excluyen a los demás de esa identificación, los resultados pueden ser desastrosos: Más temprano en este siglo en Alemania, Hitler dijo que la suya era la raza maestra. Todas las demás eran inferiores, menos que humanas, y a continuación de sus visiones pervertidas, intentaba exterminar a las personas judías. Durante el mismo tiempo en Oriente, los japoneses se consideraban a sí mismos como los descendientes directos del cielo, y consideraban a las demás personas inferiores a ellos. Masacraron miles de chinos sin contrición (arrepentimiento). Esos ejemplos de enemistad aparecieron simplemente debido a las visiones de raza. Ciertamente esperamos que tales eventos terribles no se repitan en el futuro.

Quizás con este último ejemplo estamos empezando a entrar en el reino del karma colectivo – visiones y acciones relacionadas con un grupo particular que hace que ese grupo se aparte de las demás entidades colectivas.

La manera en que un individuo mira el mundo y la manera en que un grupo o una comunidad dada mira el mundo pueden ser muy diferentes. El mundo como comprendido por la raza humana entera va a ser bastante diferente de un grupo o una comunidad dada. Y el mundo que vemos es diferente del mundo que pueden ver los demás seres sensibles.

Vamos a ver las ilusiones kármicas que son comunes para la raza humana entera. Generalmente, nosotros los seres humanos creemos que es incorrecto comer a los demás seres humanos. No sabemos si tales cosas ocurren realmente, pero el concenso es inconcebible entre las personas civilizadas. Pero está bien comer a los animales. Ellos no son lo mismo que nosotros. Están en una categoría inferior. Incluso en el movimiento de los derechos de los animales, que busca salvar a los animales de la crueldad excesiva, hay quienes piensan que es permisible comer animales (hay quienes consideran permisible comer animales). Al fin y al cabo no son seres humanos; son animales. Esto es un juicio de valor.

Algunas personas podrían preguntar, “Si no comemos animales, ¿qué podríamos comer?” Otros podrían decir que a través de comer animales, podemos controlar sus poblaciones. Si no, podrían comernos. Pero si eso fuera realmente verdadero, las personas alrededor del mundo estarían comiendo cucarachas, hormigas y moscas. Estos insectos continúan reproduciendo y nadie los come.

La naturaleza tiene su propio equilibrio; cuida de la superpoblación de su propia manera. Además, la mayoría de los animales que comen los seres humanos son criados especialmente para el consumo humano.

Todas estas ilusiones, individuales o colectivas, nunca aparecen de un permanente criterio subyacente. Estas visiones y perspectivas están en constante flujo y por lo tanto son ilusorias.

Lo que llamamos karma común o colectivo puede pertenecer a las cosas que ocurren al mismo tiempo, a la misma especie o grupo, o dentro del mismo ambiente.

Últimamente leí un relato en el periódico acerca de un particular grupo étnico en el Medio Oriente. No estaba claro si todavía existe esta raza. Estas personas atan las cinturas (talles) de sus hijos en el nacimiento así durante sus vidas la cintura nunca se extiende más allá de la de un hijo joven. En China hace más de 300 años empezó la costumbre de vendar los pies de las chicas jóvenes. Los dedos fueron doblados y sujetados debajo de los pies así incluso como adulto los pies de una mujer no podrían ser de más de tres pulgadas. Aunque la práctica fue impedida desde hace mucho tiempo en China, todavía hay mujeres vivas que tienen los pies vendados. Últimamente me encontré con una mujer vieja que parece de más de ochenta años así. En China en los tiempos tempranos, una chica que no tenía vendados los pies era inaceptable, incluso hasta el punto de ser considerado inmoral. Entre el grupo del que hablé en el Medio Oriente, era impensable (inconcebible) no tener atada tu cintura.

Desde nuestro punto de vista vemos estas costumbres como nada menos que tortura, la incapacitación deliberada (intencionada, premeditada) de los seres humanos. Es un castigo que continua durante toda la vida. En diferentes tiempos las personas miran la misma cosa diferentemente. Pero como ves en estos últimos ejemplos, en ciertos momentos, en ciertos lugares, todo el mundo ve las cosas de una cierta manera. Eso es la perspectiva común o colectiva.

Últimamente un grupo de danza de África vino a Taiwan. El grupo también fue a América y Londres. Las bailarinas femeninas bailaban a pecho desnudo. En su país nativo esto era considerado como una manera natural de mostrar la belleza corporal. En Europa y en Taiwan, no obstante, había un problema. Se consideraba inaceptable y los bailarines fueron prohibidos de representar.

No hace mucho tiempo algunas personas en Taiwan querían comenzar una colonia nudista basada en ideas que obtuvieron de Occidente. Esa era una manera, pensaban, de vivir de acuerdo con la naturaleza. El gobierno impidió esto, no obstante, y no les fue permitido seguir con sus planes. El gobierno dijo que tales acciones eran incivilizadas.

Alguien me preguntó qué pensaba sobre este movimiento. Pregunté, “¿Significa que quieres que me quite toda mi ropa y de una conferencia aquí?”

Sabes, en China continental y en Japón hay baños públicos donde los hombres y las mujeres se bañan juntos. Una vez estuve en un baño público en Hokkaido, cuando comprendí que había mujeres allí. Mi primer instinto fue marcharme del lugar tan pronto como podía. Luego comprendí que tal comportamiento sería inexplicable a mis anfitriones, de este modo simplemente me quedé donde estaba. Personalmente, no veía ningún problema con esto, pero el público en general lo encontraría inaceptable. Es realmente un asunto de consenso. Si todo el mundo se desnuda entonces esa es la cosa para hacer. Sin embargo, en una situación tal como esta, no voy a ser la primera persona que se quita la ropa.

Los valores con los que tratamos de conformarnos, el criterio por el que hacemos juicios sobre los demás, y las visiones que tenemos acerca del mundo son todos productos del tiempo y lugar en que vivimos. No hay principios reales e incambiables detrás de estos valores y juicios. Y es porque las costumbres, los criterios, y las visiones están constantemente cambiando que a ellos les llamamos ilusiones. Cuando la perspectiva deriva de tu vida y pasado específico, entonces eso es la ilusión del karma individual. Cuando la perspectiva es determinada por un grupo de cualquier tamaño o un ambiente de cualquier descripción, entonces eso es la ilusión del karma colectivo.