viernes, 20 de octubre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Practicando Postraciones
Conferencias budistas
1. De pie y en posición vertical con los pies formando una “V” (alrededor de ocho pulgadas de separación en la parte delantera del pie y dos pulgadas de separación en la parte trasera). Mantener las palmas juntas a nivel del pecho. Mantener todos los dedos pegados. Los brazos formando un ángulo de 30 grados con el torso. Al estar de pie, mantener la mirada fija en las puntas de los dedos y sin doblar el cuello. Este es un hábil método para evitar que la mente se distraiga. Relajarse, respirar naturalmente y estar atento. Cada uno de estos pasos es un hábil método en la práctica diligente.

2. Inclinar la parte superior del cuerpo mientras manteniendo las piernas rectas. Dejar que la columna vertebral se doble naturalmente y mover la cola hacia atrás de manera de mantener el centro de gravedad en un eje vertical pasando por los talones. Estar atento a mantener el cuello recto.

3. Doblar las rodillas como si estuvieras agachándote. Al mismo tiempo, apartar la mano derecha de la izquierda y apoyarla en el suelo. Estar atento a no doblar la parte superior del cuerpo a un nivel por debajo de la cintura. Cuando la palma derecha toca el suelo, arrodillarse en el suelo empleando la mano derecha como soporte. Una vez arrodillado, la cola se sienta naturalmente sobre las piernas. La mano derecha debe ser colocada por delante y al borde externo de la rodilla derecha. Colocar la mano izquierda en el suelo, en línea con el borde externo de la rodilla izquierda y extendiéndose aproximadamente una palma y media por delante de la mano derecha. Desplazar la mano derecha hacia adelante al mismo nivel que la izquierda.

4. Utilizando las palmas como soportes, doblar la parte superior del cuerpo hacia abajo hasta que la frente toque el suelo. La columna vertebral se dobla naturalmente. Estar atento a mantener el cuello recto y la cola apoyada. Doblar los dedos formando un puño y girarlo hacia arriba. Abrir los puños de manera que las palmas estén orientadas hacia arriba, como si uno se estuviera ofreciendo para sostener al Buda en sus manos. Nótese que las palmas forman una “V”, separadas la una de la otra más estrechamente en su parte delantera. Doblar los dedos para volver a formar un puño, girar hacia abajo y luego abrirlos y apoyar las palmas en el suelo. Levantar la parte superior del cuerpo, retirar la mano derecha y llevarla cerca y por delante de la rodilla derecha. Retirar la mano izquierda del suelo y llevarla cerca del pecho. Emplear la mano derecha como soporte y levantarse. Volver a la posición 1. Sea paciente, estése atento y relajado.