viernes, 23 de junio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

III. La Interrelación de la Vida y la Muerte
La vida y la muerte son realmente dos caras de la misma moneda, son parte de un proceso ilimitado en el espacio y el tiempo. No hay razón para tener apego a la vida o para temer a la muerte. La vida y la muerte son nuestro derecho y nuestra responsabilidad. Acepten la vida y hagan buen uso de ella. Cuando se acerque la muerte, la aceptaremos y le daremos la bienvenida. No deberíamos sentir apego por la vida ni apresurar su fin. No podemos aferrarnos a la vida o a la muerte. ¡Qué difícil!

A veces, cuando veo a alguien que tiene una enfermedad terminal como cáncer, digo: “No te limites a esperar la muerte ni a temerla tampoco. Es bueno que tengas un minuto o un segundo más de vida. Aprovecha ese tiempo para apreciarla..” El miedo a la muerte no sirve de nada, e, irónicamente, sólo la apresura.

Desde el momento en el que un niño sabe en qué consiste la vida, deberíamos hacerle saber que también existe tal cosa como la muerte. Es importante la preparación psicológica, ya que la vida y la muerte no pueden separarse. Esto es verdad para ustedes y para todos sus amigos y parientes. La muerte puede ocurrir en cualquier momento y proteger a un niño del conocimiento de la muerte puede ser perjudicial. El conocimiento de la vida y la muerte ofrece una perspectiva sana sobre la vida.

No queremos asustar innecesariamente a los niños, pero deseamos que conozcan la relación entre la vida y la muerte. Necesitan saber que a todos nosotros nos llegará la muerte. Simplemente no la esperamos , pero si sabemos de ella, la sabiduría aumentará. A una edad temprana el Buda Shakyamuni afrontó las realidades del nacimiento, el envejecimiento, la enfermedad y la muerte, y esto le condujo a la práctica seria, a la iluminación y a la Budeidad. Comenzó por aceptar la realidad de la vida y de la muerte. Mientras vivamos, debemos respetar la vida, ver nuestro potencial, y hacer todo lo que podamos para desarrollar la sabiduría y ayudar a otros. No necesitamos temer a la muerte, pero sabemos que nos llegará. Podría ser en el momento siguiente o en cien años a partir hoy .. No hay necesidad de preocuparnos por cuándo llegará. Llegará inevitablemente.

Hay un discípulo mío en Taiwán, un juez, quien estaba fascinado por la adivinación, así que buscaba muchos astrólogos y adivinadores. De forma bastante interesante, , todos le dijeron que moriría a los sesenta y nueve. Cuando llegó a esa edad, hizo preparativos para su familia, distribuyó su riqueza, y esperó la llegada de la muerte. Pero, vivió durante todo el año sin accidentes. Se arrepintió de lo que había hecho, y me preguntó por qué seguía estando vivo. Dije: “Por desgracia, has acumulado karma virtuoso, y esto influyó en tu longevidad. .” Vivió ochenta y seis años, y me imagino que nunca volvió a recurrir a un adivino.