viernes, 28 de julio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

¿Es el Buda el creador?
No, el budismo ortodoxo no tiene la idea de un creador del mundo. El Buda es un iluminado entre los humanos y, aunque tiene la capacidad de conocer todas las verdades del mundo, no puede cambiar lo que ya ha sucedido. Y, aunque el Buda puede ayudar a todos los seres sintientes a alcanzar la liberación, solo lo consiguen aquellos que se esfuerzan por ello. Él es el mejor médico para diagnosticar el sufrimiento de los seres sintientes: todo el que que tome lo que prescribe se liberará. Pero no puede ayudar a aquellos que no están dispuestos a tomar su medicina. Él es el mejor guía: todo aquel que siga sus directrices será liberado del mar de sufrimiento del mundo. Pero no puede ayudar a aquellos que no aceptan sus consejos. El Buda nunca se vio a sí mismo como un creador y nunca quiso que los que creían en él se limitasen a adorarlo en rituales. Todo aquel que viva sus enseñanzas lo ha visto realmente y le está rindiendo el máximo respeto. En otro caso, uno no ha visto realmente al Buda, incluso aunque lo hubiesen saludado personalmente en la antigua India. De este modo, podemos ver que el Buda no es el creador ni un dios omnipotente y soberano.

Más bien, el Buda es solo un instructor que enseña a la gente métodos para liberarse del sufrimiento y alcanzar la felicidad. El propio Buda ya lo ha hecho, pero no puede hacerlo por nosotros. Es un gran enseñante, el maestro de dioses y humanos, no es un mago ni un ilusionista. No afirmó que podía “expiar los pecados de la gente” e insistió que somos responsables de nuestra propia conducta y las consecuencias que trae consigo, como reza precisamente el antiguo proverbio chino: “Si siembras calabazas, cosecharás calabazas; si siembras habas, cosecharás habas.”