miércoles, 12 de diciembre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

¿Qué es tomar refugio en las Tres Joyas?
Tomar refugio significa literalmente regresar, refugiarse, depender, confiar. Cualquier acción que implique regresar, depender, refugiarse y confiar es considerada como tomar refugio. Por consiguiente, esta frase no es exclusiva del Budismo.

Los niños encuentran refugio en el abrazo de su madre; dependen y confían en sus madres y, como resultado, obtienen una sensación de seguridad. Ésta surge del poder de tomar refugio. Cualquier acción que implique confiar y sentir seguridad puede considerarse como tomar refugio, ya sea una relación mundana o una creencia religiosa.

Sin embargo, los objetos que son temporales, inestables y poco fiables, no pueden ser los verdaderos objetos de refugio. Las personas podrían trepar a un árbol o al tejado para garantizar su seguridad en una gran inundación, pero las aguas que siguen creciendo y los vientos fuertes podrían destruir su santuario. Una montaña podría ser un refugio mucho mejor. ¿Quién no elegiría esta opción en lugar de una casa o un árbol? Refugiarse en las Tres Joyas es más beneficioso que en cualquiera de todos éstos. Cuando ves que nada es permanente y que todo es contingente e interdependiente, llegas a comprender que no podemos encontrar seguridad en las cosas que consideramos como garantías, como por ejemplo: nuestros padres, maestros, planes, jefes, destino, fuerza y riqueza. Como objetos para tomar refugio, son objetos poco confiables. Los parientes fallecen, las enseñanzas pasan de moda, los planes se frustran, los jefes vienen y se van y el destino es impredecible. La fuerza, los proyectos y la riqueza son aún más ilusorias y efímeras. El que hoy es rey, mañana podría ser un preso; el que hoy es millonario, mañana podría ser un pobre.

En otras religiones se dice que la fe podría conducir al cielo, pero no siempre es seguro. De acuerdo a algunas creencias cristianas, algunas personas no favorecidas por Dios nunca serán destinadas al cielo, no importa cuán sincera sea su fe. Desde la perspectiva del Budismo, el cielo (la más alta aspiración en muchas creencias) está todavía en el reino de nacimiento y muerte. Los seres celestiales viven por un tiempo mucho más largo que los seres humanos, pero todavía existe una muerte eventual. Cuando les llegue la muerte, ellos renacerán. Sólo tomando refugio en las Tres Joyas, la gente puede transitar gradualmente el sendero de la liberación y eliminar el sufrimiento del ciclo continuo de nacimiento y muerte.

Un camino que te conduce a casa es un refugio genuino. Los lugares donde puedes descansar tus pies y relajarte no son refugios dignos. Una práctica como ésta no sería diferente a montar un buey de arcilla para cruzar el río. Podrías tener una sensación de seguridad al entrar en el río, pero la arcilla se disolverá y tú te hundirás.

¿Por qué al Buda, el Dharma y la Sangha se les llama Joyas? Es debido a que generan una cantidad inagotable de mérito y sabiduría, de manera que son considerados como genuinas “joyas.” El oro, la plata, y las gemas valiosas son raros y preciosos. Esta es la razón por la que son llamados “tesoros”; el mérito y la sabiduría del Buda, el Dharma y la Sangha pueden traernos beneficios en el mundo y más allá de él. Son más preciosos que las joyas comunes porque traen paz al mundo y nos ayudan a trascender nuestras emociones negativas, nuestros sufrimientos y a alcanzar el despertar. Las Tres Joyas son las mejores de todas las joyas.

Nosotros somos originalmente budas, y estamos conectados intrínsecamente con las Tres Joyas. A causa de que no reconocemos nuestra naturaleza original, vagabundeamos en el ciclo de nacimiento y muerte sin encontrar el camino a casa. Tomar refugio es empezar el viaje de regreso a casa.