lunes, 22 de julio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Karma
Conferencias budistas
Pregunta:
¿Cómo se relaciona el karma con las acciones de un individuo, tanto en lo que se refiere al pasado como en lo que se refiere al futuro?

Shi-Fu (El Venerable Maestro Sheng Yen):
Karma es una palabra sánscrita que literalmente significa “acción”. Cuando se ha realizado una acción, esta acción ya pasó, pertenece al pasado. Lo que queda es llamado fuerza kármica. Esta fuerza kármica es la que lleva a una consecuencia especial en el futuro, ya sea en la vida presente como en la vida futura. En todos los casos, lo que existe es la relación de causa y consecuencia. Entonces, lo que la gente llama generalmente Karma se lo puede denominar más correctamente como fuerza kármica. Mucha gente piensa: si ahora realizo una acción, sufriré o disfrutaré los frutos de esa acción en algún momento del futuro. Esto no es correcto. Es verdad que habrá consecuencias más tarde, pero esto no es fijo.

La fuerza kármica se relaciona con nosotros como la sombra se relaciona con una persona. A pesar de que la sombra siempre sigue a una persona, esta cambia de forma y de intensidad con la luz y la posición. De la misma forma la fuerza kármica siempre perseguirá a un individuo, pero el efecto kármico de una acción en particular no es permanente. ¿Por qué sucede esto? La acción continua de nuevas acciones modifica la fuerza kármica de acuerdo a ellas. O sea que si se genera karma virtuoso, entonces la fuerza del mal karma previo disminuirá. Por supuesto, lo opuesto también ocurre; acciones malignas aumentarán la fuerza del mal karma ya existente. En algunos casos, cuando se han realizado acciones determinadas durante un largo período de tiempo, la fuerza kármica de todas estas acciones pueden manifestarse al mismo tiempo en una consecuencia gigantesca. Si el contenido de la fuerza kármica fuese malo, la consecuencia será terrible.

Estudiante:
¿Cómo la fuerza kármica gobierna el renacimiento?

Shi-Fu:
Para aquellas personas con karma virtuoso, el mejor renacimiento será en la región celestial, la región de los devas (dioses). Estos son los cielos alcanzados a través de nuestra auto-conciencia, más que por nacimiento de padres. Este cuerpo, así nacido, no puede ser eliminado, sólo se extingue cuando la consecuencia de su karma expira. Para aquellas personas con mal karma, el peor renacimiento será en los infiernos, la región de Avici. Al igual que en el cielo, de nuestra auto-conciencia emerge nuestro cuerpo, pero mientras en el cielo los seres disfrutan de una existencia placentera y feliz, en el infierno el ser está aprisionado y siente un gran sufrimiento.

Estudiante:
Ud. dice que la mejor consecuencia para una persona con buen karma sería nacer en los cielos. ¿No mejor para un practicante renacer como humano para continuar la práctica?

Shi-Fu:
Hay una diferencia entre karma virtuoso y karma relacionado con la práctica. El karma relacionado con la práctica es generado por seres vivientes que aspiran a liberarse del Samsara. Ellos nacerán en mundos donde es posible continuar la práctica. El karma virtuoso no incluye necesariamente el karma vinculado a la práctica. Si una persona practica para adquirir sabiduría y mérito, entonces renacerá en ciertos cielos donde la práctica es todavía posible.

Estudiante:
¿Cuando experimento la consecuencia de una acción previa, esta fuerza kármica desaparece?

Shi-Fu:
La fuerza del karma nunca desaparece; permanece con usted hasta que trasciende las tres regiones. O sea que si Ud. experimenta la consecuencia de una acción, la fuerza kármica no desaparece; ésta cambia. La fuerza kármica es análoga al agua que desciende de una montaña. Si el agua se ve bloqueada por una piedra alterará su curso y continuará fluyendo hasta que alcance el océano. De la misma forma, cuando Ud. experimente la consecuencia de una acción previa, su fuerza kármica cambiará de dirección.

Estudiante:
Si esto es así, ¿es un error decir que quemamos mal karma previo cuando experimentamos sufrimiento?

Shi-Fu:
No, esto es verdadero en parte. Después del sufrimiento, la fuerza kármica permanece, pero modificada. En otras palabras, el karma no existe en paquetes individuales de buenas y malas acciones esperando manifestarse. Es sólo una fuerza kármica. Así que si Ud. sufre algo malo, es la consecuencia de malas acciones previas y de acuerdo a ellas el karma va a cambiar. Lo mismo sucede cuando se vive algo bueno.

Estudiante:
¿Dónde reside la fuerza kármica?

Shi-Fu:
En la enseñanza de la escuela Yogacara, la octava conciencia (conciencia alaya) es conocida como la conciencia depósito. Esta almacena las consecuencias de nuestras acciones. La fuerza kármica reside allí. El Budismo Mahayana describe la octava conciencia como conteniendo las semillas de todo nuestro karma, pero no debemos pensar en estas semillas como unidades de fuerza kármica separadas. La octava conciencia no es comparable a la memoria de un disquette de computadora, donde los datos aumentan o disminuyen. La octava conciencia no es mayor ni menor en la medida en que los individuos crean karma y experimentan las consecuencias. A pesar de que consiste en diferentes tipos de semillas kármicas, la octava conciencia es una, la siempre cambiante fuerza kármica.

Estudiante:
Si una bomba cae en esta ciudad, puede no ser mi retribución personal. ¿Qué sucede con el karma colectivo?

Shi-Fu:
El karma colectivo existe. Si una bomba cayera en esta ciudad y todosd nosotros fuésemos afectados, deberíamos entender el hecho así: Todos nosotros en diferentes épocas y en diferentes lugares, creamos karma similar, y en este momento el karma para todos nosotros maduró simultáneamente para que tal consecuencia se produzca. Nosotros no compartimos el karma de otra persona. Todas las personas sufren la consecuencia de sus acciones. Pero, una consecuencia puede deberse al karma de mucha gente.

Estudiante:
¿La consecuencia es producto de la acción de la intención que está por atrás de la acción? ¿O de la combinación de ambos?

Shi-Fu:
Si una acción es realizada inconcientemente, no habrá consecuencia kármica para esta acción. La fuerza kármica corresponde al tipo de concientización que el individuo tiene en el momento de su acción. Si, en un estado de alcoholismo, yo mato a un hombre, pero no tengo absolutamente conciencia de este hecho, entonces luego recogeré la consecuencia de haber estado borracho – quebrando el quinto precepto – no la consecuencia de haber destruido una vida, que es quebrar el primer precepto. Pero, de todas formas es muy difícil haber cometido algo tan drástico sin estar consciente de ello.

Estudiante:
¿Si una persona quiebra una ley; esto traerá una consecuencia kármica negativa o será la culpa de la persona que influye en la consecuencia kármica?

Shi-Fu:
Kármicamente hablando, habrá una consecuencia tanto si Ud. se siente culpable como si no se siente. Si un Bodhisattva siente que es necesario matar a alguien, a pesar de que en su mente sea la mejor actitud a tomar; deberá pagar la consecuencia kármica de su acción.

Estudiante:
¿Quién determina qué acciones crean buen o mal karma?

Shi-Fu:
Los principios del Budismo vienen del Buda Shakyamuni. Sus principios no son órdenes que nos dicen qué hacer o qué no hacer. No son un código moral; están basados en la observación. Con su sabiduría, Shakyamuni fue capaz de decir a sus discípulos las consecuencias de determinadas clases de acciones y él advirtió evitar las acciones que generan malas consecuencias y realizar acciones que generen buenas consecuencias. En la sociedad, las leyes son necesarias para mantener la estructura y la estabilidad. Por esta razón, las leyes son relativamente rígidas. El karma, por otro lado, es relativamente flexible. Supongan que he hecho algo malo, pero debido a que las causas y condiciones no están maduras todavía no se han producido las consecuencias. Hay gente que nunca recibe la consecuencia de su mala acción pues siempre genera buen karma. Con esto en mente, debe servir de aliciente para practicar con más dedicación.