viernes, 21 de julio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

La enseñanza fundamental del Buda – reconocer el sufrimiento y acabar con el sufrimiento
Por el maestro Sheng Yen

Las enseñanzas fundamentales del Buda se reducen a reconocer el sufrimiento y a liberarse uno mismo del sufrimiento. En otras palabras, necesitamos comprender que el sufrimiento es una realidad de la vida, y hacer que la cesación del sufrimiento sea el objetivo de la vida.

Una vez en una charla pública pregunté al auditorio: “¿Hay alguna pareja que haya estado casada por más de diez años y no haya reñido nunca?” Después, vi a un hombre, un legislador, levantar su mano. Este hombre y su esposa eran budistas, y se trataban el uno al otro como compañeros practicantes. Esta es la razón por la cual no habían reñido nunca.

Para las parejas casadas parece difícil no pelearse, pero, en realidad, no lo es. Sólo consideren esto: cuando tu cónyuge está buscando una pelea contigo, ya te sientes muy disgustado; si te defiendes, sólo agravas la situación haciendo que la angustia se haga más intensa. De hacerlo así, no sólo experimentas a solas el sufrimiento, sino también impones sufrimiento a los demás. Así ambas partes se atormentan el uno al otro. ¿Por qué diablos es necesario esto?

Esta justificación es fácil de comprender, pero es difícil de ponerla en práctica. Incluso los budistas a menudo no son capaces de resistir a la prueba cuando se encuentran en situaciones difíciles. Algunas personas podrían decir: “Dado que me ha causado tanto dolor, quiero que él mismo lo pruebe. De otra manera, ¿dónde está la retribución kármica?”

¿Cómo uno puede considerar de esta manera la ley kármica, o la ley de causa y efecto? De hecho, el karma funciona a través de las vidas pasada, presente y futura. El sufrimiento actual es el resultado del karma pasado, y experimentar el sufrimiento equivale a expiar el karma pasado. Si no estás dispuesto a pagar tu deuda kármica y, más bien, haces peor las cosas tomando represalias, entonces el círculo vicioso de venganza continuará sin fin. Aquellos que comprenden verdaderamente la ley del karma serán capaces de reconocer el sufrimiento, aceptar el sufrimiento, y al mismo tiempo dejar de crear nuevas causas de sufrimiento. Por consiguiente, si en una pareja casada están haciéndose pasar mal el uno al otro, o están tratando de ajustarse las cuentas el uno al otro, a ellos no sólo les falta sabiduría, sino también compasión.