lunes, 21 de agosto de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Cultivar la Mente y Nutrir el Cuerpo
Conferencias budistas
Por el maestro Sheng Yen

Con los avances recientes de la tecnología médica, muchos esperan que el avance de las tecnologías pueda utilizarse para traer de nuevo a la vida a los difuntos, o para el rejuvenecimiento eterno. Registros históricos muestran cómo numerosas personas han buscando métodos de mantenerse jóvenes o lograr la eterna juventud. Algunos buscaron prácticas a través de las artes marciales; sin embargo, esto es una práctica taoísta y no proclamada por el Confucianismo y el Budismo.

El Taoísmo pone especial énfasis en buscar armonía corporal y los materiales mundanos. La gente espera que las relaciones conyugales sean duraderas, y sus cuerpos puedan vivir para siempre. Según las prácticas taoístas, había “facción de hirviente perdigón” cuyos miembros practicaban en las montañas remotas absteniéndose de interrelacionarse con la sociedad. Otras sectas taoístas tales como la “facción de hechizo,” que rezaban y practicaban los “hechizos magícos” para prolongar sus vidas, y la “facción del abdomen bajo,” que propugnaba el uso de las píldoras mágicas, incluyendo aquellas hechas de metales y hierbas. Sin embargo, nadie podía vivir para siempre mediante las prácticas mencionadas. En efecto, hubo personas que perdieron sus vidas después de tomar las así llamadas “píldoras mágicas.” Lo que estas prácticas taoístas pueden hacer, como máximo, es fortalecer la salud y reducir el dolor, pero no pueden alcanzar lo que las personas realmente están buscando.

Desde la perspectiva del Budismo, nuestros cuerpos están compuestos por los elementos de tierra, agua, fuego, y viento. Estos cuatro componentes cambian continuamente, sin un patrón constante. Por consiguiente, podemos llamarlos naturaleza de la impermanencia o vacuidad. Además, según el sutra budista, los seres humanos pueden vivir hasta 84.000 años de edad. Desde un punto de vista científico, si pudiéramos volar a la velocidad de la luz, se reduciría el avance del tiempo. El Chan (Zen) también dice que si pudiéramos llegar a la etapa de “Cuatro Chan,” ya no existiría nuestro concepto de tiempo y espacio.

De hecho, podemos descubrir frecuentemente en la vida que si tenemos menos preocupaciones en nuestras mentes, no sólo parecemos más jóvenes, sino también tendemos a vivir más tiempo que otros. Por otro lado, si siempre estamos preocupados, abatidos y pesimistas, tendemos a parecer más viejos y tener peores condiciones de salud. Por consiguiente, al hablar de “nutrir el cuerpo,” más bien deberíamos empezar por “cultivar la mente.” El entrecruzamiento de la “mente” y el “cuerpo” es inseparable. Aunque los adeptos budistas no hacen especial hincapié en la buena salud, el subproducto de aquellas “prácticas de la mente” es también “nutrir el cuerpo.”

Para una persona corriente, la manera más simple de cultivar la mente es mantener una mente abierta y adoptar una forma de pensar optimista y positiva, para hacerle feliz a él o a ella. Al mismo tiempo, las personas a nuestro alrededor también pueden sentir y compartir nuestra felicidad o etapa de bendición. Incluso durante los peores momentos, podemos recordarnos a nosotros mismos que esto ya es lo peor que puede pasar y el ambiente no puede ser peor. De esta manera, en los momentos más oscuros, podríamos pensar como si un nuevo almanecer estuviera aproximándose. Si estás dispuesto a ir más profundamente, puedes empezar por la meditación. Por un lado, puedes observar tu mente interna y, por el otro lado, ajustar tu cuerpo. Aquellos que no son capaces de meditar pueden dedicarse a los ejercicios ligeros y/o a correr. Las personas que tienen tiempo también deberían donar su tiempo como voluntarios en los hospitales y eventos de carácter caritativo.

Finalmente, deberíamos tener precaución para no comer y beber en exceso. En la actualidad, la mayoría de las personas están demasiado sobrealimentados, demasiado fortificados. Si pudiéramos adaptarnos a las dietas de comidas ligeras o adoptar dietas vegetarianas, reducir nuestros deseos y vivir una vida más simple, entonces seríamos capaces de llevar una vida más saludable y feliz.