sábado, 24 de junio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

La fe
Conferencias budistas
Extraído de “El Budismo y los estudios budistas” por el Maestro Sheng Yen (pág. 14-17). Traducido del chino al inglés por su discípulo Guo-Jen.

Todos hemos escuchado el dicho “gran duda gran iluminación, pequeña duda pequeña iluminación, no duda no iluminación.” En el transcurso de la práctica del Chan, no serás capaz de alcanzar el supremo despertar hasta tanto no se te produzca una gran sensación de duda, una multitud de dudas en tu mente. Sin la sensación de duda, no serás capaz de alcanzar la iluminación, y si no tienes fe, no serás capaz de producir la sensación de duda. Sin fe, la multitud de dudas no pueden disiparse. Sin fe, ni siquiera puedes empezar a hablar de trabajar sobre la gran multitud de dudas.

“Fe”, ¿tener fe en qué? Tener fe en las Tres Joyas (El Buda, el Dharma y la Sangha), fe en ti mismo, y fe en el maestro o Guru quien está guiándote. Si no tienes fe, no podrás tener éxito en tu práctica del Chan. No sólo necesitas tener fe, sino también debes tener fe absoluta e incondicional. ¿Cuán fuerte es tu fe? Apenas el maestro te mira, él puede verte con transparencia. Cuando tú estés de pie delante del maestro asegurándole y diciéndole “Shi-fu, con toda mi mente y en completa sinceridad, sin ninguna reservación en absoluto yo creo en usted,” incluso antes de que termines de hablar, el maestro sabrá inmediatamente cuánto de eso es fingido y vacío de sentimiento. Cuando estés haciendo una magnífica inclinación o te postres con una profunda devoción, el maestro observará inmediatamente cuánto de aire orgulloso que todavía tienes en ti, cuánto porcentaje de deshonestidad e hipocresía todavía está en ti. Si tu fe en el maestro no penetra hasta al fondo, no serás capaz de obtener el método que él te está transmitiendo. Tu práctica no progresará.

Cada maestro Chan tiene su propio método de entrenar y guiar a sus discípulos. Cada patriarca también tenía su propia manera de emplear medios hábiles para concordar con las circunstancias variables. No dijeron a sus discípulos de practicar ciegamente por casualidad. A primera vista, quizás pareciera que el maestro te está maltratando sin ninguna razón en absoluto, pero en realidad, él se está esforzando mucho por entrenarte. El utilizará el método apropiado, adaptado a tu temperamento y capacidad, para guiarte en el camino. Por consiguiente, tanto en el Chan como en el Budismo esotérico, una vez que tu práctica llegue a cierto nivel, definitivamente necesitaras a un maestro sabio para guiarte. Si dependes simplemente de ti mismo, andando a tientas sólo y sin la guía de un maestro, nunca serás capaz de tener éxito. Por lo tanto, definitivamente necesitamos fe. Fe en uno mismo, fe en el maestro y fe en las Tres Joyas.

Debes tener fe en las Tres Joyas; no serás capaz de lograr y practicar el Dharma de las Tres Joyas hasta tanto no tengas una fe profunda y ardiente. ¿De dónde proviene el Dharma? Es transmitido por el maestro; pero si no crees primero que puedes practicarlo, de ninguna manera el maestro te lo podrá transmitir. Cree en que el Buda puede convertirse en un Buda, los patriarcas pueden alcanzar la iluminación, yo también puedo convertirme en un buda, puedo alcanzar la iluminación. ¿Cuánto tiempo se tardará en lograrlo? No lo sé pero yo tengo las calificaciones para convertirme en un Buda. Deberías tener fe firme en esto. En el proceso de cultivación deberías además establecer fe en “Lo que pueden hacer los demás, definitivamente yo puedo hacerlo.” Continuamente acepta el método de entrenamiento de tu maestro y sin ninguna duda, trabaja mucho en tu práctica.

Si no tienes confianza en tu maestro, no lograrás nada. Sin fe absoluta y respeto hacia el maestro, de ninguna manera podrás entrar por la puerta del Chan. En lo que respecta al Chan de los patriarcas, muy poca gente ha enfatizado este punto; sin embargo, yo mismo quiero enfatizar especialmente la importancia de la fe, si nosotros no hacemos hincapié en este punto, no habrá ninguna manera de ayudar a la gente a entrar por la puerta del Chan.