viernes, 20 de octubre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

El órgano sensorial de la mente
Conferencias budistas
Conferencia impartida por el maestro Sheng Yen sobre el Surangama Sutra el 7 de diciembre de 1986.

El Buda continúa hablando a Ananda sobre la naturaleza de los órganos sensoriales. En la sección del sutra de hoy, habla sobre el órgano sensorial de la propia mente.

El sutra sigue para la mente el mismo formato que ha seguido para los demás sentidos. La mente, también, tiene tres condiciones relacionadas con ella. La primera, la dualidad de los estados de sueño y de vigilia. La segunda, el órgano sensorial en sí mismo. La última, el vacío.

En la terminología del sutra, el “estado de vigilia” se refiere a la mente cuando funciona en un estado controlado, es decir, el pensamiento consciente del intelecto; el “estado de sueño” se refiere a la mente en un estado incontrolado, sin pensamiento. Puesto que la mente no está funcionando completamente como un órgano sensorial (la segunda condición) en este estado de sueño, podríamos preguntar quiénes somos cuando estamos dormidos. ¿Quiénes somos cuando estamos despiertos? Ahora bien, si examinamos la tercera condición, el vacío, veremos que hay una mente detrás de los estados de sueño y de vigilia..

Si examinamos todas estas condiciones relacionadas con el órgano sensorial de la mente, vemos que una sola condición no es suficiente para provocar la función de la mente. Por ejemplo, cuando alguien está muerto, el órgano sensorial todavía está intacto, pero no funciona. No hay pensamiento o sueño. Por lo tanto, el órgano sensorial por sí mismo no puede provocar la función mental.. El sutra declara que todos los argumentos que buscan probar la existencia de la mente en virtud de estas condiciones, son falsos.

¿Por qué vamos a dormir? Cerramos nuestros ojos y nuestro cuerpo entra en el sueño. Pero, ¿qué parte del cuerpo se duerme? No podemos decir que el cuerpo entero duerma puesto que algunas partes de él continúan funcionando. Y cuando estamos despiertos, algunas partes del cuerpo pueden descansar.. Por lo tanto, realmente no podemos identificar el descanso con el dormir. El dormir está relacionado con el órgano sensorial de la mente.

¿A qué nos referimos con el órgano sensorial de la mente? Sabemos que nuestro cuerpo tiene un sistema nervioso que es controlado por nuestro cerebro, pero no sabemos qué parte de la mente puede ser identificada con el sistema nervioso.

Dormir es necesario para las personas comunes. Pero si puedes sustituir otros órganos por la función del sentir, dormir no es necesario. Por ejemplo, los seres comunes usan sus oídos para oír y sus ojos para ver. Pero las demás partes del cuerpo a veces pueden ser utilizadas para percibir imágenes y sonidos. No sólo los practicantes, sino incluso los animales a veces pueden hacerlo. Hay formas inferiores tales como las lombrices de tierra que no tienen órganos sensoriales especializados, pero pueden sobrevivir bastante bien en respuesta a su ambiente, como si tuvieran estos órganos. Hay muchos relatos de artes marciales que describen a las personas altamente desarrolladas, quienes, incluso siendo sordos o ciegos, pueden sentir con precisión lo que hay alrededor de ellas. Algunos de los relatos más fantásticos podrían ser el producto de la imaginación del escritor, pero hay personas en la vida real, las personas sordas, por ejemplo, que pueden distinguir bastante bien donde están las cosas con relación a ellos mismos.

Una vez encontré a un hombre que era ciego de nacimiento, pero podía distinguir un impresionante número de características de las personas con las que se encontraba.. Podía determinar la edad y los detalles de su cara simplemente al escucharle hablar.. Cuando le pregunté si realmente era ciego de nacimiento, él contestó: “Sí, por supuesto.” Y yo pregunté: “Entonces, ¿cómo puedes distinguir todas estas cosas?” Contestó: “Uso mis oídos.” Y añadió que estaba en contacto con las sensaciones corporales que le permitían deducir qué estaba pasando a su alrededor. Era como si su cuerpo fuera un par de ojos. Por supuesto, esta persona es un monje; tiene una mente calmada.

Las personas comunes, que tienen sus cinco sentidos intactos, no ponen mucha atención a las sensaciones sutiles del cuerpo. Debido a que este monje era ciego de nacimiento, se volvió sumamente conciente de las mínimas sensaciones, y había practicado diligentemente para agudizar su conciencia.

Había un general que vivía durante las dinastías del Norte y del Sur en China. Había empezado como un bandido, y era bastante competente en las artes marciales. Su oído era particularmente agudo. Excavaba un hoyo en su tienda de campaña, escuchaba, y en poco tiempo era capaz de identificar los movimientos de las tropas enemigas. Debido a esto, no tenía que depender de espías para conseguir información.
También hay un relato de sabiduría popular que dice que las hormigas saben cuándo va a llover, y por consiguiente, se mudan a un nuevo lugar. Otra historia cuenta que las ratas y los ratones pueden sentir un fuego antes de que comience.

Durante la Segunda Guerra Mundial hubo un terrible fuego en Chungking. Pocos días antes de que empezara, todas las ratas en la vecindad cruzaron repentinamente el Río Yangtze. Aunque murieron muchas de ellas, la mayoría sobrevivió agarrándose la una a la otra de la oreja o del rabo para formar un puente que conducía a la otra orilla. Esta noticia fue publicada en los periódicos locales. Pocos días después el fuego se propagó a raíz del bombardeo japonés. ¿Crees que algunos de los ratones se habían escondido en la sede japonesa y había escuchado la decisión? No, realmente no había nada espectacular acerca de esta noticia. Sólo era que los cuerpos de los ratones estaban concientes del desastre inminente.

¿Por qué necesitamos dormir? Es debido a nuestros órganos sensoriales. Cuando se cansan, el cuerpo debe descansar. Si puedes usar tus órganos sensoriales intercarcambiándolos, permitiendo a uno encargarse de la función del otro cuando el primero está cansado, entonces no necesitarás dormir nunca. Las personas que están empezando la práctica de meditación preguntan a menudo: ¿Puedo dormir menos? Han leído en las novelas, sobre todo las novelas de artes marciales, que puedes mantenerte despierto casi indefinidamente. En teoría eso es verdad. Pero debes practicar para alcanzar dicho estado. La meditación requiere esfuerzo. Pero si puedes meditar sin usar tus órganos sensoriales, entonces la meditación puede ser como descansar. Si puedes hacer que un órgano sensorial deje de funcionar, estará en descanso. Si logras dominar completamente esta técnica, serás capaz de llevar a cabo tus tareas cotidianas 24 hora al día, y no habría necesidad, incluso de meditar.

Un practicante puede alcanzar un estado donde los órganos sensoriales están realmente en descanso. Si llegas a este punto, no necesitas dormir mucho. Sin embargo, aún te será difícil realizar tus tareas cotidianas. Hay algunos animales que se ven obligados a realizarlas sin dormir, y pueden sobrevivir en estas circunstancias, pero la duración de sus vidas es bastante limitada. Las modernas granjas de gallinas mantienen despiertas a las gallinas y les alimentan continuamente. Las gallinas pueden poner tres huevos al día, pero no viven una vida larga.

Las formas animales inferiores pueden descansar sus órganos sensoriales y dormir menos, pero esto es debido al hecho de que, en parte, les faltan las funciones superiores del pensamiento poseídas por los seres humanos. Pero los humanos no pueden cortar estas funciones con facilidad.

A través de la práctica dedicada podrías permanecer sin dormir un período tan largo como tres meses. Pero esto es algo que no cualquiera puede conseguir. En esta práctica no se usan en absoluto los órganos sensoriales. La práctica consiste en un retiro solitario que dura tres meses. Este método no es fácil.. Al principio querrás dormir. Te agarras de una soga suspendida del techo cuando piensas que estás a punto de caer.. Sigues caminando. No está permitido incluso el sentarte. En tres meses no tendrás en absoluto el deseo de dormir.

Hay otro método. Simplemente te sientas. Puedes dormir, pero lo haces sentado. No te tiendes, sólo te sientas y duermes. Mantienes tu mente clara, pero no usas tus órganos sensoriales. Este es un buen método. Puedes entrenarte a ti mismo de esta manera, tu capacidad global de razonar y hacer juicios aumentará.
También hay un método de visualización a través del cual te imaginas a ti mismo en una bañera llena de agua hasta tu cabeza. Destapas el desagüe permitiendo fluir el agua lentamente. Sientes retirarse el agua gradualmente hasta que la bañera está vacía. Ya no sentirás presión. Tu cuerpo mantiene el sentido, pero tu mente está en blanco, clara y altamente consciente. Esto es un método para calmar y descansar la mente. Cuando la mente está vacía, los órganos sensoriales están en reposo. Cuando tienes problemas para dormir o cuando estás particularmente ansioso, puedes probar este método. Puedes probarlo en casa, pero asegúrate de estar a solas, esto no funciona con dos personas mirándose la una a la otra. La longitud del tiempo que puede tomar para desaguar el agua visualizada dependerá de cuán grande o pequeño es el desagüe que imagines. Deberías tratar de evitar los extremos. Si dejas que el agua fluya demasiado rápido, no experimentarás los efectos calmantes; y si dejas que fluya demasiado lento, tu mente empezará a vagar.

Alguien que no es capaz de dejar descansar sus órganos sensoriales podría eventualmente perder la razón,. Incluso en los casos leves donde los órganos sensoriales están continuamente activos – cuando hay un alto nivel de tensión y nerviosidad – el cuerpo en conjunto se debilitará.

Debería señalar que cuando el sutra se refiere a los órganos sensoriales y sus funciones, eso se refiere a las respuestas directas e indirectas. Las respuestas directas involucran la vista y el oído, sentidos que funcionan automáticamente. Las respuestas indirectas incluyen los poderes de razonamiento y memoria.

Si puedes controlar tus órganos sensoriales, tu práctica ya está en un buen nivel. Pero si no puedes controlarlos, entonces serás propenso a volverte deprimido e inestable.

Pero lo que nos dice el sutra es que los órganos sensoriales fundamentalmente no tienen existencia verdadera. Parecen existir debido a la combinación de causas y condiciones. Pero si los órganos sensoriales (ojo, oído, nariz, lengua, cuerpo y mente) no son reales, entonces los objetos sensoriales (lo que se ve, oye, huele, saborea, siente y piensa) también son ilusorios. Los seis órganos sensoriales y los seis objetos sensoriales aparecen referidos en el sutra como los doce ayatanas, o entradas. Tengo que enfatizar que el Budismo no niega la existencia de los fenómenos de la vida real – lo que nos dice el sentido común vemos, oímos, olemos, gustamos, tocamos o pensamos. Podemos aceptar la existencia de estas cosas. Sin embargo, el Budismo no considera que estos fenómenos tengan existencia intrínseca. Puesto que están sujetos a cambio e influencia, su existencia es condicionada.. Incluso estas condiciones no tienen existencia intrínseca. La existencia de todas estas cosas es sólo una idea condicionada e ilusoria.

Desde el punto de vista de los seres sensibles comunes, estos fenómenos sí existen. Pero desde el punto de vista iluminado, no tienen existencia verdadera. Es por esta razón que realmente no hay fundamento para que tengamos apegos, siendo nuestros apegos el origen de todas nuestras aflicciones.