sábado, 18 de noviembre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Aceptar la Retribución, Cumplir Votos y Hacer Votos
El propósito de entrar en la existencia humana es aceptar la retribución, cumplir votos y hacer votos. Tenemos que aceptar la retribución por lo que hicimos en el pasado, a pesar de si fue de esta vida, nuestra vida previa o las innumerables vidas anteriores. Debemos aceptar los efectos kármicos cuando maduren las causas y condiciones en esta vida. Las acciones sanas traen resultados positivos. Las acciones no virtuosas traen resultados negativos. Debemos continuar aceptando los resultados kármicos hasta que alcancemos la Budeidad, a través de los cuales eónes de enredadas relaciones con los seres sensibles por el apego son trascendidas. Sin embargo, cuando las personas experimentan efectos kármicos positivos los consideran como algo natural. Y cuando experimentan efectos kármicos negativos se sienten desanimados. Piensan que nunca han hecho nada malo en esta vida, y no deberían sufrir efectos kármicos malos.

Durante una de las asambleas, al final del Retiro de Meditación Chan para Personal de Dirección de Instituciones Terciarias, el Sr. Ding Shou Zhong, actual parlamentario, quien se iniciaba en estos retiros, compartió una de sus propias experiencias: “Un día mi hijo estaba jugando en la piscina. Mientras el agua era drenada de la piscina, él vio que uno de sus compañeros de clase estaba siendo aspirado por una de las cañerías de agua y estaba experimentando un terrible dolor. El se lanzó a la piscina tratando de salvar a su amigo pero terminó con una de sus piernas siendo aspirada por la tubería y sufrió una gran herida que casi requirió de amputación”. Cuando me enteré de este accidente, mi primer pensamiento fue “¡Qué extraño! He dedicado toda mi vida al trabajo social. Yo soy una persona de buen corazón. ¿Por qué esto le pasó a mi hijo?” En ese momento me pareció muy injusto. Pero después de un tiempo, la sensación de injusticia disminuyó de a poco y comencé a pensar: “tal vez esto es la ley de causa y efecto. A lo mejor yo he cometido acciones perjudiciales en mi vida previa y esto causó la desgracia de mi hijo.” Y luego pensé: “Quizás mi hijo fue predestinado a verse involucrado en este accidente y sobrellevar esta desgracia significará que lo que sigue después es buena fortuna.” Viéndolo de esta manera ya no me sentí deprimido. En ese estado de ánimo, las emociones del Sr. Ding Shou Zhong se calmaron. El concepto de aceptar la retribución le dio fuerzas para hacer frente a la calamidad tranquilamente. Otro propósito de entrar en la existencia humana es cumplir deseos. Es imposible saber cuántos deseos hemos tenido en el pasado. Todos nosotros habremos tenido muchos deseos cuando éramos jóvenes. Por ejemplo: “Cuando sea mayor haré esto. Cuando me gradúe haré esto otro. Cuando me convierta en madre yo deberé.....; cuando llegue a ser maestro voy a.....”

Todos nosotros esperamos realizar muchas cosas en nuestra vida. Cuando yo era joven disfrutaba mucho leer, pero en mi época era muy difícil tener libros para leer. Durante aquél período un compañero del ejército me dijo, “Compañero, ya que te gusta tanto leer, en el futuro montaré una librería y podrás leer tantos libros como quieras.”Yo repliqué:”No puedes poner tantos libros en una librería. No hay espacio suficiente. ¿Qué te parece construir una biblioteca?” El dijo: “Montar una librería puede darme dinero y así podré ganarme la vida. Una biblioteca sería una responsabilidad y no me aportaría ningún beneficio.” No había pensado nunca en ganar dinero y por lo tanto le dije: “En el futuro construiré una biblioteca.” El me dijo: “Adelante, hazlo.”Después de haber dicho todo eso, realmente no sabía si existían causas y condiciones adecuadas para realizarlo. Treinta o cuarenta años después, finalmente me llegó la oportunidad. Fundé el Instituto Chung-Hwa de Estudios Budistas con una biblioteca que tiene decenas de miles de libros. Esperamos que un día la Biblioteca Budista de DDM tenga una colección de doscientos mil libros además de la Biblioteca de la Universidad de Humanidades y Ciencias Sociales de DDM. Mi deseo gradualmente se ha hecho realidad.

Tener un deseo es una forma de motivarse. Una vez que tienes un deseo, debes cumplirlo. Cumplir los deseos es uno de los objetivos de la vida. Cuando las personas participan en nuestros retiros de meditación Chan, yo también les aliento a hacer votos. Por ejemplo, cuando experimentan gran dolor en las piernas mientras meditan, necesitan hacer el voto de que “No importa cuanto dolor experimente en las piernas, no cambiaré la postura hasta que suene la campana.” La verdad es que aunque la mayoría de las personas hacen tales votos a menudo, finalmente cambian su postura por el dolor insoportable en las piernas. Algunas personas dejan de seguir haciendo votos después de hacerlo unas pocas veces. Se preguntan: ¿Para qué sirve hacer votos si algo no es alcanzable? Sin embargo, todavía aliento a todo el mundo a seguir repetiendo votos. Como poco a poco te haces más perseverante, tus votos gradualmente se irán cumpliendo. Si haces un voto una sola vez y no lo repites, este voto no tiene mucha fuerza. Cuando los budistas hacen sus servicios diarios por la mañana y por la tarde, se incluye también la recitación de los “Cuatro Grandes Votos Universales”:

Hago el voto de liberar a innumerables seres sensibles.
Hago el voto de cortar infinitas aflicciones.
Hago el voto de dominar el Dharma por inconmensurable que sea.
Hago el voto de alcanzar la suprema budeidad.


Incluso tan sólo un día después de hacer tales votos, muchas personas se enfadan como antes o se pelean con su familia y amigos, y luego se sienten deprimidos y arrepentidos. Recordando que hace poco han hecho votos de salvar a innumerables seres sensibles y cortar infinitas aflicciones, rompen sus votos. Por consiguiente, les digo a ellos que con tal que hagan votos continuamente, la situación cambiará gradualmente y la fuerza de sus votos crecerá con el paso del tiempo.