viernes, 22 de septiembre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

La práctica cotidiana del Chan
La práctica no debería estar separada del vivir, y vivir cada momento debería ser la práctica de cada persona.

La práctica correcta incluye cultivar la atención, la compasión, la intuición y la sabiduría. Piense menos acerca de uno mismo y más acerca de los otros. Sea consciente de sus cambiantes condiciones mentales y físicas. Vea cómo éstas afectan a sus pensamientos, palabras y acciones. En todas nuestras acciones, deberíamos reflexionar si nuestras intenciones son beneficiosas para otros. De este modo, nos refrenaremos antes de actuar. Si ponemos a otros seres sensibles antes que a nosotros mismos, los sentimientos egoístas no se originarán tanto.

Ser considerado por los otros es tanto una forma de práctica como la meditación. Sin embargo, los seres sensibles tienen sus propias causas kármicas y sus condiciones, sus propios méritos y virtudes, su propio karma. Usted no los puede cambiar, ni usted puede hacerse con el karma de otras personas. De importancia crucial es la propia intención. Usted sinceramente debería tratar de ayudar a los otros, independientemente de que tenga éxito o no. No haga nada que le haga sentirse tenso, cansado o desgraciado. Si usted se da latigazos todo el tiempo, entonces será inútil para los otros o para usted mismo. Use la meditación como una disciplina de ayuda y el Budadharma como su directriz. Hágalo lo mejor que pueda, pero no empuje demasiado duro.

En todas las situaciones, usted debe practicar. Durante su día ocupado, trate de encontrar pequeñas cantidades de tiempo para sentarse, relajarse y despejar su mente. No siempre es necesario sentarse en un cojín para practicar treinta minutos. Usted puede hacer su práctica donde quiera y cuando quiera: en su escritorio, en un coche, en el autobús o en el tren. Relaje su organismo y su mente; respire; tranquilícese; deje a su mente y cuerpo refrescarse por sí solos.