viernes, 28 de julio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Rigurosidad y Relajamiento
La esencia del Chan
Una vez un estudiante le preguntó a Shih-fu, el venerable maestro Sheng Yen, acerca de la manera en que dirige los retiros Chan en Taiwán en comparación con los de los EEUU. Después de leer algunas descripciones de las experiencias de retiro escritas por los participantes de los retiros de Shih-fu en Taiwán, tenía la impresión de que Shih-fu impuso estándares más estrictos y planteó más exigencias rigurosas a los estudiantes en Taiwán de lo que lo hizo con los estudiantes de los EEUU. Shih-fu respondió diciendo que fundamentalmente no había diferencia en su trato con los asiáticos y con los estadounidenses. Es simplemente que en diferentes entornos culturales las personas podrían ser más o menos deseosas de aceptar los métodos extremadamente estrictos. Es decir, no habrá método diferente para los chinos y para los estadounidenses sobre todo en un retiro en los EEUU, mientras que podría ser diferente en otro contexto cultural. Sin embargo, incluso dentro de una sola cultura, el método de Shih-fu podría también variar de un retiro a otro para adaptarse a las diferentes situaciones de cada participante en ese momento. Para ilustrarlo, contó el siguiente relato:

Una mujer china de mediana edad, que vive en el extranjero en Florida, regresó a Taiwán de visita. En ese momento expresó su deseo de participar en un retiro Chan con Shih-fu. Pero Shih-fu dijo: “No, has venido a Taiwán en un viaje agradable. Deberías disfrutar tú misma, no emprender una práctica difícil.” Pero ella dijo: “La oportunidad para este tipo de práctica es muy difícil de obtener. Me gustaría darle una prueba.” Shih-fu le preguntó: “¿Puedes meditar?” Ella dijo: “No.” Shih-fu dijo: “Si no puedes meditar, ¿cómo puedes participar en el retiro?” Ella contestó: “No he venido aquí para practicar la meditación. He venido aquí para disciplinar mi mente.” Shih-fu dijo: “Eso es muy interesante. Bueno, te dejaré intentar. Cuando todo el mundo se haya levantado por la mañana, podrías seguir durmiendo. Durante los períodos de meditación, si deseas, puedes levantarte y dar un paseo. Si te sientes aburrida, siempre puedes salir de la sala de meditación. Si sientes ganas de sentarte, podrías unirte a los demás en la sala siempre y cuando no molestes a otros en la práctica. Incluso no tienes que sentarte en un cojín, puedes sentarte en una silla también.” Cuando la mujer lo oyó, dijo: “Esto está todo muy bien. Pero, ¿por qué me tratas diferente que a los otros?” Shih-fu dijo: “No creo que estés realmente preparada para practicar. Pienso que has venido aquí para pasar un buen rato.”

Había otra participante femenina de edad más avanzada, y, aunque había estudiado la meditación, Shih-fu también le dio permiso de tomarlo con calma porque ella le había dicho a Shih-fu: “Ya soy muy vieja y no puedo tomar un programa muy intenso. Si no duermo lo suficiente, no sería capaz de sobrevivir el día. Si me siento por largo tiempo seguido, me dolerán mi espalda y piernas y no seré capaz de aguantarlo.” Por lo tanto Shih-fu les dijo: “Ustedes dos son un caso especial. Deben dormir juntas en la misma habitación. De hecho, no importa si aparecen a tiempo para las comidas o no. Tienen la libertad de hacer lo que les guste.”

Al principio las dos damas lo estaban pasando muy bien. Cuando, después de sentarse por un tiempo en la sala de meditación, se sentían un poco cansadas, se miraron la una a la otra, y si una de ellas estaba dispuesta a levantarse la otra se levantaría. Venían y salían juntas de la sala. Por la tarde, cuando una vio que la otra estaba dispuesta a dormirse, también se levantaría y las dos se iban a dormir, aunque los demás todavía estaban meditando.

Pero, después de transcurrir tres días en el retiro, descubrieron que todo el mundo estaba practicando muy diligentemente y comenzaron a tener sensaciones raras. Preguntaron a Shih-fu: “¿Para qué hemos venido aquí?” Y Shih-fu dijo: “¿No han venido aquí para practicar?” Contestaron: “Pero si seguimos practicando de la manera que lo hemos estado haciendo por los últimos tres días, entonces incluso después de siete días es dudoso que podamos obtener los beneficios de este retiro Chan.” Shih-fu dijo: “Bueno. En este caso, ¿les gustaría unirse a los otros participantes? Aunque, no impondré reglas estrictas sobre ustedes, aún pueden hacer lo que quieran.” De manera que las dos damas decidieron intentar imitar a los demás y seguir las reglas estrictas. En el cuarto día del retiro, experimentaron mucho dolor y sufrimiento. Durante el quinto día, desarrollaron un fuerte sentimiento de vergüenza; la mujer vieja pensaba que sus días estaban contados y no le quedaba mucho tiempo para practicar y la mujer de Florida pensaba que tenía muy poca posibilidad de poder regresar a Taiwán y practicar en un retiro como éste. No debería haber desperdiciado su tiempo. Ella pensaba: “Incluso si muero en la sala de meditación, que así sea. No me levantaré para irme a dormir más temprano. Haré al igual que como las personas jóvenes aquí.” De hecho, cuando vio a algunos de los otros dando vueltas por ahí, pensó: “Estos jovencitos realmente no tienen ni idea de lo que se trata la práctica. Sólo nosotros los mayores sabemos a qué se refiere la práctica. Casi se nos acaba el tiempo. Ellos todavía son jóvenes y sanos, ¿por qué no trabajan más duro?”

Una vez, la mujer más vieja se sentó y no se movió por mucho tiempo. La mujer más joven de Florida pensaba: “Ella es tan vieja y sin embargo puede sentarse allí sin moverse por tanto tiempo. Debo ser capaz de hacer lo mismo.” Por consiguiente, en realidad ella estaba compitiendo con la dama vieja. Dos horas después no podía aguantar más. Ella estaba dispuesta a levantarse. Pero ella vio que la dama vieja todavía estaba sentada allí. Y decidió: “¡Olvídalo! Prefiero morir en la sala de meditación antes que levantarme de mi asiento. Si la dama vieja puede hacerlo, puedo hacerlo yo también.” Al final, la mujer vieja se sentó por cuatro horas y ella se sentó por seis horas sin parar. De entre todos los participantes en el retiro, fueron ellas dos, y sobre todo la mujer de Florida, quienes obtuvieron el mejor resultado.

Todo esto señala que, en la práctica Chan, no hay reglas duras y ni rápidas con respecto a la rigurosidad y al relajamiento. Como regla general, si no impones reglas estrictas a las personas jóvenes, podrían tomárselo demasiado fácil y al final dejarlo. Pero, las personas más viejas y aquellas en situaciones especiales, podrían sentir un fuerte sentimiento de vergüenza y darse cuenta de que podrían perder la oportunidad de practicar, y, a pesar de la rigurosidad de las reglas, podrían trabajar muy diligentemente y obtener los mejores resultados.