viernes, 23 de junio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

4. Garantizar un cuerpo y una mente seguros
En la vida diaria, la comprensión de la gente de su propio cuerpo y mente es extremadamente limitada. En cuanto a la mente, no tienes tiempo para examinar cuántos pensamientos vienen y van en un día, ni siquiera en el minuto que acaba de transcurrir. Quizás tengas unas cuantas impresiones de algunos pensamientos importantes, pero en relación con los numerosos pensamientos triviales que pasaron rápidamente por la mente, no hay nada claro. Además, físicamente, tu metabolismo celular no se ha detenido ni por un minuto. Podrías reconocer esta realidad dado que es un conocimiento común, pero de ninguna manera puedes sentirlo o percibirlo realmente. Para nosotros, por supuesto, no hay necesidad de aclarar estos asuntos tampoco.

Lo importante es que nosotros, los que vivimos en una sociedad moderna, siempretenemos que usar un alto nivel intelectual y una gran energía física – ya sea en nuestros estudios, o en el trabajo cotidiano; ya sea ganándonos la vida o haciendo una contribución al bienestar público. No obstante, pocas personas comprenden que profundamente dentro de nuestra propia reserva de energía intelectual y física hay un enorme escape por el que se pierden tremendas cantidades de energía, cuando al mismo tiempo nuestra producción de la misma es considerablemente inferior a nuestra capacidad y necesidad. Esto es a la vez una pérdida de energía y un estancamiento de la producción: nosotros no sólo hemos fracasado en hacer todo lo posible para ampliar nuestras fuentes de energía, sino también en disminuir adecuadamente su desgaste. Esto resulta ser una verdadera pena.

¿Qué ocasiona esta fuga de energía? Son nuestros pensamientos vagabundos y desordenados que consumen nuestra energía física y disminuyen nuestro intelecto. Entre ellos, los pensamientos que agitan nuestras emociones, tales como el deseo extremo, el odio, la arrogancia y la desesperanza, etc., sobre todo, son capaces de perturbar el funcionamiento equilibrado de nuestro sistema fisiológico. Si aprendes los métodos de la meditación Chan, puedes reducir esas distracciones desordenadas e inútiles, y mantener constantemente tu mente en un estado descansado de relajación y calma, así, cuando se necesita resolver un problema, siempre puede funcionar a pleno. Además, la meditación Chan puede hacer que las diversas glándulas endocrinas de tu cuerpo funcionen en una cooperación constante entre sí y que aumente la coordinación entre los sistemas nerviosos simpático y parasimpático.

Por ejemplo, la glándula pituitaria, la pineal, la parótida y el timo del sistema nervioso simpático, pueden provocar la constricción de los vasos sanguíneos, aumentando la presión sanguínea e incrementando así el tono simpático del cuerpo; las expresiones externas son el estado de alerta y la rapidez de reacción. Por otro lado, las glándulas adrenales, los ovarios, los testículos, y las glándulas pancreáticas del sistema nervioso parasimpático pueden causar la dilatación de los vasos sanguíneos, bajando la presión sanguínea y reduciendo el tono simpático; las expresiones externas son la calma y la estabilidad. Combinando los méritos de ambos sistemas se puede formar una personalidad perfecta, mientras que la inclinación hacia cualquiera de ambos lados conduce a los defectos de carácter.

Estamos conscientes de que la presión de trabajo sobrecarga el cerebro y de que los estímulos externos provocados por emociones fuertes, ya sea el arrebato violento o la ira pueden ocasionar la constricción de los vasos sanguíneos, un aumento en la frecuencia del pulso, elevación de la presión sanguínea, y respiración agitada, resultando posiblemente en condiciones tales como hemorragia cerebral, insomnio, palpitaciones, ruidos en el oído, neurosis e indigestión. Eso es debido a que cuando experimentamos emociones fuertes, el funcionamiento de las glándulas endocrinas se desequilibra, creando así sustancias tóxicas en la sangre.
Normalmente, el sistema endocrino promueve un cuerpo sano. No obstante, si pierde su equilibrio, encenderá la luz roja del sistema de alarma de tu cuerpo. La meditación Chan es capaz de transformar los humores fluctuantes en un estado mental claro y tranquilo.

Finalmente, ningún peligro podrá hacerte sentir miedo, ningún placer podrá volverte loco de alegría, ninguna ganancia te hará sentir rico, ni una pérdida te hará sentir privado de algo; ninguna oposición podrá molestarte, y ninguna conformidad podrá deleitarte. Por consiguiente, la meditación Chan puede garantizar un cuerpo y una mente seguros.