viernes, 21 de julio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Fundamentos de la Meditación
La esencia del Chan
Por el Maestro Sheng Yen

Extracto de Zuo Chan (Tso-Ch’an) – artículo publicado originalmente en octubre de 1988 en Journal of the Chung Hwa Institute of Buddhist Studies.

El término chino “Zuo Chan” (Tso-Ch’an) (Zazen, en japonés) estaba en uso entre los practicantes budistas incluso antes de que apareciera la Escuela Chan o Zen. Incluído en el término está la palabra Chan, un derivado de la palabra india dhyana, que es la práctica del yoga para alcanzar el Samadhi en meditación. Traducido literalmente, Zuo Chan (Tso-Ch’an) significa “Zen Sentado” y tiene un significado comprensivo y específico. El significado comprensivo se refiere a cualquier tipo de práctica de meditación basada en adoptar la postura sentada. El significado específico se refiere a los métodos de práctica que caracterizan al Budismo Chan.

Fundamentos de Zuo Chan (Tso-Ch’an)

Zuo Chan (meditación) fue practicado en China mucho antes de que apareciera el Chan. Los maestros tempranos practicaron de acuerdo con los métodos en los Sutras Hinayana, que hicieron énfasis en las técnicas colectivamente conocidas como Samatha y Vipassana. Generalmente hablando, había métodos para alcanzar el Samadhi a través de tres aspectos: la regulación del cuerpo, la regulación de la respiración y la regulación de la mente.

La regulación del cuerpo a través de adoptar la postura sentada

Para regular el cuerpo a través de adoptar la postura sentada, uno debe observar las Siete Enseñanzas de la Postura de Vairocana. Éstas se refieren a las siete normas para corregir la postura sentada. Cada uno de éstos criterios ha sido utilizado sin cambio alguno desde tiempos antiguos.

El Primer Punto: Las Piernas

Postura para la Meditación: el Loto Completo (la foto de la izquierda)







Postura para la Meditación: el Medio Loto (la foto de la derecha)

Siéntate en un cojín (o almohadón de meditación) con las piernas cruzadas tanto en posición del Loto Completo como en posición del Medio Loto. Para sentarte en la posición del Loto Completo, coloca primero el pie derecho sobre el muslo izquierdo, y luego coloca el pie izquierdo cruzado encima de la pierna derecha en el muslo derecho. Si reversas la dirección de los pies también es aceptable.

Para adoptar la posición del Medio Loto necesitas colocar un pie cruzado encima de la pierna en el muslo del otro. El otro pie se colocará debajo del pie levantado.

El Loto Completo o el Medio Loto son las correctas posturas de meditación sentada de acuerdo con las Siete Enseñanzas de la Postura de Vairocana. Sin embargo, a continuación describiremos algunas posturas alternativas puesto que existen varias razones por las que las personas no siempre serían capaces de sentarse en la posición del Loto Completo o del Medio Loto.

Arrodillarse

Una posición, a la que se le llama la posición de Birmania, se asemeja al Medio Loto a excepción de que un pie esté cruzado encima de la pantorrilla, o mejor dicho, el muslo, del otro pie. Otra posición es arrodillarse. En esta posición, uno se arrodilla con las piernas juntas. La parte superior del cuerpo debe mantenerse erguida de rodilla a cabeza, o las nalgas pueden apoyarse en los talones.

Sentarse en la silla
Si los problemas físicos te impiden sentarte en cualquier de las posiciones arriba mencionadas, entonces es posible sentarte en la silla, pero debe considerarse como último recurso a emplear ante las posiciones arriba.

Las posiciones arriba mencionadas se explican por orden preferido, el Loto Completo es la posición más estable y más conductiva hacia buenos resultados. El sentarse con las piernas cruzadas es la posición más conductiva para sentarse por largos períodos de tiempo con una concentración efectiva. La posición que uno puede tomar depende de factores tales como la condición física, la salud y la edad. No obstante, uno debe tomar la posición en la que la sentada prolongada (por lo menos 20 minutos o más) sea factible y bastante cómoda. Sin embargo, no adoptes una posición que requiera un pequeño o un mínimo esfuerzo, porque sin un esfuerzo constatable no se pueden obtener buenos resultados.

Si adoptas una posición sentada en el suelo, siéntate en un zafu al estilo japonés (almohadón redondo para la meditación) o en un cojín provisional de varias pulgadas de espesor. Esto es, por un lado para la comodidad; pero también por otro lado es más fácil de mantener recta la columna vertebral si las nalgas se levantan ligeramente. Pon una almohadilla cuadrada más grande, tal como un zabuton japonés, debajo del cojín. Siéntate con las nalgas hacia la parte delantera de la mitad del cojín, las rodillas se apoyan sobre la almohadilla.

El Segundo Punto: La Columna Vertebral
La columna vertebral debe estar vertical. Eso no significa que empujes tu pecho hacia delante, sino más bien has de estar seguro de que la parte inferior de tu respalda está recta, no hundida. El mentón debe mantenerse un poco recogido hacia dentro. Estos dos puntos juntos conducen a mantener muy vertical la columna vertebral de manera natural. Una columna vertebral vertical también significa una columna vertical, que no se inclina ni hacia atrás ni hacia adelante, ni a la derecha ni a la izquierda.

El Tercer Punto: Las Manos
Las manos forman el que se llama Mudra de Samadhi del Reino del Dharma. La palma derecha abierta está abajo, y la palma izquierda abierta se coloca sobre la palma derecha. Los dedos pulgares se tocan ligeramente para formar un círculo cerrado u ovalado. Las manos se ponen delante del abdomen y se colocan sobre la piernas.

El Cuarto Punto: Los Hombros
Deja relajados los hombros y los brazos caídos libremente. No debería haber sensación de tus hombros, brazos o manos. Si tienes alguna sensación de estas partes, probablemente hay tensión en éstas áreas corporales.

El Quinto Punto: La Lengua
La punta de la lengua debe tocar ligeramente la raíz de la boca justo detrás de los dientes delanteros. Si tienes demasiada saliva, puedes abandonar este contacto. Si no tienes saliva en absoluto, puedes ejercer más presión con la punta de la lengua.

El Sexto Punto: La Boca
La boca siempre debe mantenerse cerrada. En todo momento, respira a través de la nariz, no a través de la boca.

El Séptimo Punto: Los ojos
Los ojos deben estar ligeramente abiertos y mirar fijamente hacia abajo en un ángulo de 45 grados. Apoya los ojos en esa dirección, tratando de no mirar nada con fijeza. El cierre de los ojos puede causar somnolencia, o ilusiones visuales. Sin embargo, si tus ojos se sienten bastante cansados, puedes cerrarlos por un rato corto.

Regulación del Cuerpo a Través de Caminar
La regulación del cuerpo a través de caminar consiste en caminata lenta y rápida. La meditación caminando es especialmente útil para un cambio de paso cuando uno se dedica a la meditación sentada prolongada, tal como en retiros individuales o en grupo. Los períodos de caminar pueden tomarse entre sentadas.

En la caminata lenta, la parte superior del cuerpo debe mantenerse en la misma postura como en la meditación sentada, la diferencia consiste en la posición de las manos. La palma izquierda debe cerrar ligeramente la mano derecha, que se forma ligeramente un puño. Las manos se deben sostener delante de, pero no tocar, el abdomen. Los antebrazos deben estar paralelos al suelo. La atención debe ponerse en el fondo de los pies mientras caminas muy lentamente, los pasos son muy cortos, aproximadamente la longitud del pie. Si caminas en un espacio cerrado, camina en una dirección en el sentido de las agujas del reloj.

La caminata rápida se realiza a través de caminar rápidamente sin correr realmente. La diferencia principal en postura de la caminata lenta radica en que los brazos ahora se sueltan a los dos lados, balanceándose hacia delante y hacia atrás, como en caminar naturalmente. Toma pasos cortos y rápidos, manteniéndose la atención en los pies.

Ejercicio Suplementario
El sentarse y caminar son los dos métodos básicos de regular tu cuerpo. Hay un aspecto suplementario que es para hacer ejercicios por un corto período de tiempo después de la meditación sentada, incluso si sólo practicas una sesión de meditación al día. La forma de ejercicio es un asunto de decisión personal, pero debe ser moderada, tal como el Tai Chi o el Yoga.

Regulación de la Respiración
La regulación de la respiración es muy simple. Es simplemente tu respiración natural. No intentes controlar tu respiración. La respiración se utiliza como un método o manera para enfocar, para concentrar la mente. En otras palabras, traemos dos cosas – la regulación de la respiración y la regulación de la mente juntas.

Regulación de la Mente a Través de Contar la Respiración
El método básico de regular la mente es contar tu propia respiración en un círculo repetido de diez respiraciones. La idea básica es que a través de la concentración en la simple técnica de contar, se deja a la mente con menos oportunidad para pensamientos vagabundos. Empiezas por uno, cuentas mentalmente (no verbalmente) cada exhalación hasta que llegues al número diez, manteniéndose la atención en la cuenta. Después de llegar a diez, empiezas una y otra vez el círculo, empezando por uno. No cuentes durante la inhalación, sino simplemente permaneces la mente en la inspiración del aire por la nariz. Si surgen los pensamientos vagabundos mientras estás contando, simplemente ignóralos y sigue contando. Si los pensamientos vagabundos te hacen perder la cuenta, o vas más allá de diez, tan pronto como estés conciente de eso, empiezas nuevamente desde uno.

Si tienes tantos pensamientos vagabundos que te hacen difícil o imposible seguir contando, puedes cambiar en el método utilizado, tal como contar hacia atrás de diez a uno, o contar de dos en dos hasta veinte. A través de darte a ti mismo el esfuerzo adicional, puedes aumentar la concentración en el método empleado y reducir los pensamientos vagabundos.

La regulación de la Mente a Través de Contemplar la Respiración
Si tus pensamientos vagabundos son mínimos, y puedes mantener la cuenta sin perderla, puedes dejar de contar y simplemente observas tu aliento que entra y sale. Mantengas la intención en la punta de tu nariz. Si, sin ningún esfuerzo consciente, tu respiración desciende naturalmente al abdomen inferior, permite tu atención para seguir tu respiración allí. No trates de controlar la velocidad de tu respiración: simplemente la contempla y la sigues naturalmente. Un método menos agotador, también conductivo a la mente pacífica, es simplemente mantener tu atención en la inhalación y exhalación de la ventana de la nariz. Nuevamente, ignora los pensamientos vagabundos. Cuando te vuelves consciente de que los pensamientos te han interrumpido, simplemente vuelve al método.

La regulación de la Mente mirando el Campos de Cinabrio (Dan Tian, en chino)
Un tercer método de regular la mente consiste en centrar la atención en el Dan Tian, que es un punto ubicado debajo del ombligo. El Dan Tian no es un órgano sino un centro de energía física similar a los chakras indios. Este método es el mejor empleado cuando tu respiración ha descendido naturalmente al abdomen. La técnica consiste simplemente en seguir mentalmente los movimientos del dan tian tanto el abdomen se mueve hacia adentro y hacia afuera como una consecuencia natural de respiración. Este método es más energético que los demás métodos de contar o seguir la respiración, y debe ser utilizado sólo después de lograr alguna destreza en éstos métodos. En cualquier caso, el método no debe ser forzado.

Instrucciones Generales
Aunque los métodos de meditación dados arriba son simples y sencillos, es mejor practicarlos bajo la orientación de un maestro. Sin un maestro, un meditador no será capaz de corregir los errores que cometen los practicantes que empiezan, que si sin haber corregido, podrían conducir a problemas o falta de resultados útiles.

En la práctica de meditación, es muy importante que el cuerpo y la mente se relajen. Si uno se siente tenso física o mentalmente, tratando de meditar puede ser contraproducente. A veces aparecen ciertas sensaciones o fenómenos mientras estás meditando. Si estás relajado, todos los síntomas que aparecen son normalmente buenos. Puede ser el sufrimiento, el dolor, el cosquilleo, el calor o el frío, todos éstos pueden ser beneficiosos. Pero en el contexto de la tensión, estos mismos síntomas podrían indicar obstáculos.

Por ejemplo, a pesar de estar relajado mientras estás meditando, sentirías dolor en algunas partes del cuerpo. Frecuentemente, eso significaría que las tensiones de las que no estabas consciente se están beneficiando de la circulación de la sangre y energía producida por la meditación. Un problema que existe originalmente puede aliviarse. Por el otro lado, si te sientes muy tenso y sientes dolor mientras estás meditando, la tensión podría ser la causa que provoca el dolor. Por lo tanto el mismo síntoma de dolor puede indicar dos causas diferentes: un problema original se está mejorando, o un nuevo problema se está produciendo.

El método seguro y recomendado es limitarse desde el principio a sentarse por media hora, o dos medias horas por separado, de una manera tan relajada como posible. Eso no sólo se refiere a tu interior sino también al entorno exterior. Para los principiantes, si la mente está cargada de las preocupaciones externas, sería mejor aliviar algunas de éstas preocupaciones antes de sentarse. Por esta razón, es mejor sentarse en la madrugada, antes de tratar los problemas del día. Los tiempos invertidos en la práctica de meditación sentada se pueden incrementar según la experiencia. Pero las personas que meditan por períodos extendidos de tiempo podrían volverse tan concentrados en su esfuerzo que no reconocen sus tensiones. Este problema existe frecuentemente porque sus mentes están preocupadas por lograr resultados. Por consiguiente, trabajar diligentemente en la meditación significa concentrar simplemente tu mente en la meditación misma. Si puedes hacerlo, no existe ninguna razón para que aparezca la tensión. Por lo contrario, la relajación más profunda y calma del cuerpo y mente deben dar como resultado.