sábado, 18 de noviembre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

108 Aforismos de Sabiduría IV
Meditación espiritual

1. Trate las circunstancias especiales o inesperadas con una mentalidad normal.

2. Trate las disputas con una actitud razonable y generosa.

3.Respira profundamente para evitar la inquietud emocional.

4. La inquietud deriva principalmente de los factores ambientales o físicos. Mantenga un estado mental y físico estable para lograr mantener la paz y la comodidad.

5. El medio ambiente es nuestro espejo. Reflexione, medite, arrepiéntase y mejórese en cuanto sus conductas causen disconformidad, sorpresa o disgusto a otros.

6. La mente es nuestro maestro. Cuando haya unión entre lo que hacemos y el mundo exterior, habrá un mundo (Tierra) Purificado dentro de nuestro corazón.

7. El ser afectado emocionalmente por las críticas de otros, refleja una carencia de meditación mental, este uno contento o sufra. La afectación emocional refleja tu fragilidad espiritual o carencia de la buena meditación.

8. El enfado es la manifestación de una ansiedad causada por aspectos corporales o mentales y no por ser inculto. Resuelva la ansiedad con inteligencia y serenidad para no dañarse a sí mismo o a otros.

9. Practique una buena meditación en cualquier momento. Mantenga su estado espiritual pacífico y estable, lo cual equivale a un espíritu sano y purificado.

10. Frente a las situaciones incómodas o desagradables, en vez de cambiar la mentalidad de los demás, reajuste o analice la suya.

11. Resuelve con calma cualquier asunto, sea algo agradable o molesto. Trata con generosidad a cualquier individuo, sea alguien que te agrade o no.

12. Tratar a alguien o a una situación con una actitud generosa no equivale a debilidad.

13. En una vida agradable puede haber desafíos. Mantenga su cuerpo y su espíritu en calma a pesar de cualquier frustración.

14. A pesar de ciertos logros en la búsqueda de la satisfacción ambiental, de la justicia social y de la igualdad humana, los conflictos aún existen.

15. "Dejar" no equivale a "abandonar". "Dejar" es no pensar del pasado ni del futuro, es no insistir en nada; mientras que "abandonar" es no creer en nada, es perder totalmente la confianza y la valentía. Dejar equivale a “desapegar”. Desapego es la esencia de la serenidad.

16. Nuestro futuro depende de la confianza y de la esperanza.

17. Lamentarse es una molestia, arrepentirse es una meditación espiritual y el camino del crecimiento interior.

18. Más vale la atención y la intensión que la preocupación y la inquietud.

19. Relájate al estar enfermo. Sigue la misma vida rutinaria para estar enfermo sanamente.

20. La verdadera amargura no consiste en la enfermedad, la pobreza o el trabajo físico, sino en el sufrimiento espiritual.

21. Considere a la enfermedad como una experiencia que te quita la amargura y le abre la conciencia a la superación personal.

22. Si considera a algo insatisfecho como una experiencia significativa, tendrá diferentes logros.

23. No tendrá miedo de enfrentar frustración, si está dispuesto a enfrentarla.

24. En la vida siempre habrá obstáculos, enfermedades, frustración laboral, o alguna catástrofe natural, pero si llevas un corazón pacifico, podrás gozar de paz.

25. La mejor manera para reducir al mínimo las damnificaciones es una prevención anticipada y estar siempre alertas e informados, para ayudarnos entre todos. En cualquier momento puede haber catástrofe.

26. Uno no se quejará de nada, si lleva una actitud correcta hacia la vida, reconociendo que el nacimiento, el envejecimiento, la enfermedad y la muerte son fenómenos naturales de la vida.

27. Siempre hay maneras para salir adelante; con el hecho de poder aún respirar, habrá esperanza ilimitada. Piense dos minutos más, respire profundo, encontrará las respuestas y nuevas formas de resolverlo, pero con serenidad.

28. Como el medio ambiente es inestable, el hecho de poder seguir respirando, nos da la llave para rectificar la forma de pensar y cambiar hacia nuevas ideas y conductas.

29. No importa cómo va cambiado el mundo exterior, la tranquilidad y la calma son remedios para resolver los problemas y encontrar nuevas ideas para resolverlos.

30. No importa si está ocupado o no, si vive solo o no, la meditación espiritual consiste en mantenerse calmado, sereno y tener una mente clara.

31. No tenga miedo de las nuevas ideas o a las ideas opuestas. Enfrénteselas, conózcalas y sea tolerante para ayudar a su crecimiento y a los demás.

32. Tómese los problemas con calma para evitar expresiones inadecuadas y complicar la situación.

Cumplir las responsabilidades

33. Para conseguir una convivencia armoniosa con su entorno, logre primero la paz interior.

34. Relájate y experimenta tu cuerpo y tu espíritu para lograr la armonía espiritual.

35. La armonía espiritual ayuda a cada individuo a conocerse mejor a sí mismo, tanto de tu áreas de potencial, tus méritos como de tus áreas de debilidad.

36. No seas ego centrista, ni desprecie a tí mismo. Cada persona tiene sus áreas positivas y negativas, y ambas pueden mejorarse, con sinceridad.

37. No te compares contigo mismo ni con los demás. Prepárate para el futuro, con serenidad, con meditación y nuevas ideas.

38. La gente suele elogiarse de sus propios méritos, los cuales merecen ser desarrollados, pero no hace falta exagerarlos. Con humildad y corazón sincero llegará a encontrar la serenidad y felicidad.

39. La gente suele ocultar sus propios defectos y procura ignorarlos o no reconocerlos; cuando uno acepta los propios errores se fortalece la persona y se facilita resolver situaciones difíciles. Acéptelos para no volver a cometerlos.

40. El inicio de la autoafirmación consiste en conocer tus propios méritos y defectos y en valorar el sentido de la sobrevivencia y de la vida.

41. La actitud altruista no consiste en sentir orgulloso de tus propios méritos ni arrepentirse de sus defectos, sino seguir perfeccioná ndose durante toda la vida.

42. Podrás encaminarse hacia un futuro brillante si aceptas que el origen, la condición, la inteligencia, el ambiente, la capacidad física, de cada individuo son diferentes, los cuales son incomparables; así podrá seguir tu camino y crecimiento con
certeza.

43. A lo largo de la vida, la posesión de un valor concreto e insistente enriquecerá la vida de cada individuo.

44. Un egoísta, será preso de sus sentimientos y de sus defectos y hará victimas de sus maltratos a otros.

45. La falta de seguridad tiene como consecuencia al egoísmo, la insatisfacción y la incontrolable ambición, y deterioran las relaciones humanas.

46. Los conflictos derivan del egocentrismo extremo.

47. Originalmente el egocentrismo es la fuente del dinamismo vital, lo cual no es nada negativo, pero cuando se lo lleva al extremo, entonces las personas no lograran estar satisfechos debido a la incontrolable ambición, el orgullo o el sentido de inferioridad.

48. Al superar el egoísmo y el egocentrismo, y cambiarlo por humildad, se podrá descubrir una mentalidad abierta, un corazón generoso, y reducir el miedo al fracaso.

49. Al dejar de lado las propias pérdidas y ganancias de uno mismo, las pérdidas de la sociedad y de toda la humanidad se convertirá en su preocupación personal. Esto es vencer el egoísmo y crecer espiritualmente.

50. Los deseos de que los demás también puedan obtener la salud, la felicidad y la paz que hemos gozado, también forman parte del egocentrismo, cuya actitud no equivale a ser egoísta, sino tener un corazón bondadoso como el de Budha.

51. El valor de la vida deriva de la consagración, la raíz de nuestro crecimiento y la conexión con otros.

52. Hay utilidad en nuestro talento innato. Al nacer ya se lleva en este mundo el motivo vital nuestro y las capacidades. Nuestra utilidad se constituye de la habilidad para contribuir a la humanidad en la historia de nuestro tiempo y a la sociedad entera.

53. Aunque la vida individual nuestra es minúscula, con tal que podamos desenvolver completamente nuestras esfuerzas y desarrollar nuestras capacidades con sumo esfuerzo, podremos realizar el papel de heredar el pasado y de aspirar el futuro de la civilización.

54. Abriga la gratitud todo el tiempo y sé diligente, así seremos como el tubo de transfusión de sangre-recibimos nutrición de nuestros antepasados y también podremos pasar la nutrición que tenemos para las generaciones venideras.

55. Un día en la vida de un monje es un día de trabajo. No importa quién seamos o qué estatus y papel juguemos, mientras seamos aplicados y responsables, apoderándonos del momento precioso, pues entonces, protegemos nuestro entorno espiritual.

56. Ofrecer nuestro conocimiento a nosotros mismos y ofrecer todo por el beneficio de nuestra familia, de nuestros amigos e incluso de todo ser sensible, sin reservas o quejas, es ser alguien que todo el mundo necesita – una “persona importante”.

Sabiduría y Compasión

57. El sufrimiento y la alegría que sientes vienen de la percepción de la mente. Si consideras todas las experiencias de la vida como favorables y adversas, como procesos para el desarrollo de la sabiduría y de la compasión, serás libre.

58. Si no te permites pensar en ti mismo sobre ganancias y pérdidas, en Chan serás “alguien que no tiene nada que hacer”. No tener nada que hacer no significa literalmente no hacer nada, sino que significa que la mente no está obstruida cuando te pones a trabajar.

59. Seremos personas armoniosas y pacíficas si consideramos la paz, la alegría y la fortuna de los demás como nuestra propia fuente de paz, alegría y fortuna.

60. Todo el mundo tiene la capacidad de ayudar a los otros. Podemos ayudar a los demás a través del aprecio sincero, el ánimo, el consuleo y la guía.

61. El que las flores florezcan y den fruto es un fenómeno natural. El que las flores no florezcan ni den fruto es también un fenómeno natural. Ambos se conforman al funcionamiento de las causas y de las condiciones.

62. Una “causa” puede entenderse como el factor principal, nuestra propia y subjetiva iniciativa; las “condiciones ” son objetivas, factores auxiliares. Las “causas” las podemos controlar, pero las “condiciones” deben ser cultivadas y fomentadas.

63. Alguien que entiende causas y condiciones puede liberarse del sufrimiento y de las aflicciones.

64. No debemos quedarnos atorados en el éxito o en el fracaso. La diligencia y la consideración que imprimimos en nuestro trabajo, independientemente del resultado, se pueden convertir en condiciones favorables para nuestro propio desarrollo.

65. Conquista las causas y las condiciones; si no son “maduras”, pues espera y sigue con la diligencia. Si las causas y las condiciones son maduras, entonces pueden servir de algo bueno.

66. “Entender la vida” difiere de “aceptar la vida”. Aceptar la vida puede ser pesimista y proclive a la rendición. Entender la vida consiste en entender que todas las cosas existen a través de causas y condiciones. Lo que debe suceder, favorable o adverso, sucederá.

67. Los que comprenden la vida hallarán la recompensa y los retos de la vida.

68. En todas las situaciones, tenemos que respetar a los demás, ser responsables de nuestras obligaciones, y resolver nuestros propios problemas con sabiduría.

69. Compasión no sólo significa no dañar a nadie, sino tambié n ayudar activamente a los demás.

70. No ofender ni obstaculizar a los demás siempre nos protege a nosotros mismos y a los otros.

71. Debes tratar con otros y tomar las situaciones con objetividad, y al mismo tiempo prescindir tu punto de vista. Así te equivocarás menos y serás más compasivo y más comprensivo.

72. No hay gente mala en el mundo, sólo hay gente que se equivoca. No hay gente malvada, sólo haya gente cuyo pensamiento no siguen la norma.

73. La compasión viene de una actitud imparcial y no discriminatoria.

74. La sabiduría es la habilidad de responder, a cada situación y según todas las circunstancias, con claridad y estabilidad, como si el ser de uno se hubiera reducido a cero.

75. La resolución de un problema es bueno. Si no es posible resolverlo, y si implica repercusiones negativas, no te atribules. Mientras hayamos hecho todo lo que podamos, no hace falta culpar a nadie de nada.

76. La compasión significa ayudar, perdonar, aceptar, e influir positivamente en los demás. Saber responder sabiamente a situaciones difíciles implica la habilidad de enfrentar, aceptar, responder, y liberar.

77. Quien ama con compasión no distingue al amigo del enemigo. La sabiduría se manifiesta al resolver todos los problemas adecuadamente.

78. La compasión debe ir acompañada de sabiduría. La compasión sin sabiduría puede fácilmente dañarte a ti mismo y a los demás. Aún con buenas intenciones, tal “compasión” todavía propende al error y a la ofensa contra los demás.

79. La compasión no implica dejarse intimidar por los demás o ser hipócrita con ellos. Una persona con compasión se dedica a ayudar a los demás y a elevar el entorno espiritual de la humanidad.

Felicidad y Bendición

80. Para el Budismo, “vivir en el mundo” no significa meramente “estar en el mundo” o “atarse al mundo”. Estar en el mundo meramente puede significar vivir sin propóito o vivir en la confusió, lo cual puede ser causa de problemas en el mundo. Atarse al mundo puede significar depender de las cosas materiales.

81. Para el Budismo, también existen los conceptos como "entrar en el mundo" y "trascender el mundo". Entrar en el mundo quiere decir participar en el mundo y beneficiarlo. Es una actitud en la que prima el beneficio de los demás. Trascender el mundo alude a los que prefieren vivir en las montañas y bosques, en retiro, para así poder concentrarse en la práctica espiritual.

82. El corazón de los bodhisattvas trasciende el mundo, pero sus acciones entran en el mundo. Se involucran en la sociadad y ayudan a los que necesitan ayuda, sin importarles la fama mundada, el reconocimiento o la recompensa. Estas son las acciones de un practicante verdaderamente liberado.

83. Tenemos que saber que la vida está llena de retos. Si estamos mentalmente preparados para ellos, entonces estaremos listos para enfrentarlos.

84. Si reconocemos que el mundo es imperfecto, que la llovizna puede dañar y los truenos destruir, entonces no esperaremos que todo sea perfecto.

85. A menudo debemos preguntarnos a nosotros mismos: "¿Estoy contento?" "¿En verdad estoy contento?" La felicidad no es un estímulo externo, sino un sentido genuino de bienestar y de serenidad.

86. Abstenerse de palabras hirientes es alargar la mano a los otros y a nosotros mismos.

87. Cuando interactuamos con otros, debemos darles espacio y darnos espacio a nosotros mismos.

88. Tenemos que mantener una actitud positiva y entusiasta en todo lo que hagamos. Cuando estemos contentos, los que están a nuestro alrededor también estarán contentos.

89. Perseguir la felicidad sin tomar responsabilidades produce una felicidad efímera y tediosa.

90. Cuando ayudamos de todo corazón a los demás, crecemos. Ello nos produce una sensación de logro y satisfacción. Tal sensación desprende alegría y consolación.

91. Mirando el mundo con rabia, venganza y deseo insaciable, repelemos la felicidad.

92. Beneficiar más a los otros y ser menos egoísta prodiga paz, armonía y felicidad.

93. Medra sin egoísmo y deja que todo el mundo medre. La más fidedigna de las riquezas llegará cuand todo el mundo tenga la oportunidad de medrar.

94. Hay una manera correcta de medrar. Además de nuestra propia buena fortuna, acumulada de las vidas anteriores, debemos ser diligentes en esta vida y establecer lazos con los demás.

95. Existen la riqueza material, la riqueza en sabiduría, la riqueza en bendiciones. Las tres prodigan paz, salud, felicidad y bendiciones.

96. Hacer el bien y ayudar a otros nos prodiga bendiciones. Las opiniones correctas y el conocimiento para aliviar la confusión prodiga riqueza en sabiduría.

97. La riqueza material es importante, pero si la empleas en empresas filantrópicas, serás verdaderamente rico y honorable.

98. Para tener una vida feliz, desarrolla éstas tres C: CI cociente intelectual para aprender; CE cociente emocional para dirigirte y dirigir a los demás; CM cociente moral para beneficiar y cuidar a los demás.

99. A cuantos más retos nos enfrentamos, más debemos cuidarnos del cuerpo y de la mente para beneficio de los demás.

100. Los que benefician a otros no se preocupan por su propio cuidado. Siendo altruistas, tendremos la fortaleza mental de cuidar de los otros y de nosotros mismos.

101. Nuestro período de vida puede ser corto, pero nuestra compasión debe ser ilimitada.

102. Esfuérzate todo lo que puedas y entra en armonía con el flujo de las causas y las condiciones. Cuando maduren las condiciones, nuestro trabajo frutecerá.

103. Todo lo que hacemos para el beneficio de los seres sensible finalmente se completa si tenemos el corazón dispuesto para cumplirlo.

104. No importa si un acto es grande o pequeño. Siempre ten buenas intenciones y tu mente estará en paz.

105. El mejor voto debe beneficiarte a ti y beneficiar a los demás. Pero si un voto sirve solamante para tu propio beneficio, debes asegurarte de que no hace daño a nadie.

106. Existe un orden para desarrollar aspiraciones. Empieza con lo pequeño, con lo que tienes a mano. Empieza con buenas intenciones, habla positivamente y haz el bien. Estas son tres cosas que todo el mundo puede hacer y son votos que todo el mundo puede cumplir.

107. Hablar positivamente, hacer el bien y disminuir el karma negativo puede prodigar muchos cambios en tu vida. Estas son las condiciones que transforman el karma colectivo.

108. Podemos hacer saber a los otros de nuestros buenos actos, pero no debemos esperar recibir recompensa. Podemos animar a todo el mundo a que haga el bien, para que hacer el bien se convierta en algo normal. Crearemos influencias positivas y efectos duraderos.

Reproducido por cortesía de la "Fundación Educativa Sheng Yen"
Sitio web: http://www.shengyen.org.tw/newsite/upload/108(2)sb.pdf