jueves, 22 de junio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Vamos a marchar hacia la armonía familiar
Por el Maestro Sheng Yen

La transformación social ha cambiado los patrones familiares tradicionales, resultando en la alza de los problemas de muchas familias. Las causas principales de estos problemas provienen de las diferentes percepciones individuales, los choques del espacio de la vida, y la falta del tiempo e interacción familiar. Estos factores por turno causan la apertura emocional entre los maridos y esposas. Además, con las diferencias en los pensamientos, las costumbres y las personalidades, los desordenes de comunicación frecuentemente se presenta después del matrimonio.

"El problema generacional entre los padres e hijos quienes pasan poco tiempo juntos es un problema en aumento. La mayor parte de los niños hoy en día, a la edad temprana, se mandan a las guarderías infantiles o los cuidan las niñeras en casa, cuando los padres ambos se concentran y luchan en sus carreras. Será más ideal si las madres pudan ser las mamás de permanencia casera para dar una atención especial a los hijos, creando una relación más cercana entre padres e hijos. De lo contrario, el ensanchamiento del problema generacional va a resultar en desviación entre los padres e hijos. Es una realidad. Nunca podemos regresar a la era agricultural que se exigen las familias grandes."

"La atención especial que se debe prestar a las relaciones de parentesco "político". Las nueras deben trartar y respetar a sus suegras como a sus propias madres. A su vez las suegras deben tratar a sus nueras como a sus propias hijas, deberían tratarlas como invitadas en ciertos aspectos. Por ejemplo, desde la perspectiva de amar a las nueras, las suegras deben amarlas como sus hijas. Sin embargo, tienen que dirigirse a ellas en forma diferente a sus propias hijas. Si utilizan las palabras bruscas con sus nueras, las hijas pueden no estar enfadadas. Pero no pueden hacer esto con sus nueras. Más bien, deberían tratarlas como invitadas de honor. Siguiendo esto, todo el mundo estará feliz."

"Generalmente, las suegras esperan tener unas nueras quienes sean tan listas como sus propias hijas, o con las calidades según sus expectaciones. No obstante, la expectación de cada uno es diferente respecto a las hijas políticas "ideales". Las nueras deben ser atentas y cumplir con sus obligaciones filiales. Aunque este tipo de nueras sí existen, todavía siguen siendo las nueras preciosas de alguién. Así, las suegras deben tratarlas como las invitadas de honor. Además, después de que se casen los hijos, se convirten en los maridos de otras mujeres. Las suegras no deben imponer una disciplina y exigir demasiado a sus hijos. Después del casamiento, deben dejar a las exposas a cuidar sus propios hijos. Las madres no deben quejarse día y noche, y mandar a sus hijos lo que deben hacer. En lugar de importunar y murmurar, es más aconsejable para los padres políticos recitar el nombre de "Amitabha Buddha". Después de casarse los hijos, los padres deben permitir a la pareja nueva tener su propio mundo y a disfrutar su matrimonio. Cuando los hijos vienen a visitar, a los padres, estos deben sentirse felices. De esa manera, las disputas entre los padres e hijos o entre los padres políticos y los hijos políticos no surgirán.

"En cuanto a los maridos y las esposas, debemos ser capaces de confiar y apoyar emocionalmente a "nuestra pareja". De todo, no debemos esperar o exigir que nuestras "parejas" sean sumisas y obedientes sólo por nuestros deseos, pensar y analizar la manera en que hacemos, portarse de la forma que queremos, u obligarlas a ser "nosotros". Estos son inadecuados. Debemos respetarnos uno a otro, respetar las maneras de pensar y actuar de nuestra pareja, aceptar y permitirles a ser los que son. Simultáneamente, aprendemos de sus fuerzas. No debemos considerar a nuestra pareja como de nuestra propiedad, pero más bien como nuestro socio. Los origenes comunes de disputas entre los maridos y las esposas incluyen las opiniones distintas en las disciplinas para los niños, en el mantenimiento y el fortalecimiento de los vínculos familiares, y en el estrechamiento de las amistades. Si la esposa se siente incómoda y celosa cuando su marido está charlando con otra mujer, su estado psicológico en ese momento va a conducir fácilmente a las disputas."

"Respecto a la atención a los niños, el marido y la esposa ambos deben prestar más atención. Deben hacer más esfuerzos para entender a sus niños, saber cómo se sienten y qué necesitan. Cuando sea posible, los padres deben tomar un tiempo jugar con sus niños y ser sus amigos. Los niños van a experimentar muchos cambios entre uno a diez años. Estos cambios son físicos y psicológicos. Cuando los niños tienen unos dieciseis y diecisiete años, sus personalidades pueden sufrir también cambios. No hay muchos niños que vayan a permanecer a la forma que estén para siempre. Después de entender todos estos hechos, los padres deben ayudar el crecimiento de sus niños a través de comprenderlos desde una perspectiva del niño, y enseñarles sobre la verdad y la falsedad. Esto también es otra forma de reducir los conflictos familiares."