miércoles, 28 de junio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Unas 1130 personas se consagraron al Budismo en el Monasterio Nung Chan.
Según el Budismo, el primer paso para convertirse en budista y entrar en el camino hacia la liberación es tomar refugio en las Tres Joyas, el Buda, el Dharma y el Sangha, reconociendo al Buda como el maestro espiritual, el Dharma como el camino a seguir para lograr la liberación del sufrimiento y la felicidad permanente, y la sangha como compañeros nobles en el proceso del sendero.

Para promover el estudio, la práctica y la difusión de la doctrina de Buda con la esperanza de que cada vez haya más personas que pueden obtener beneficios de las enseñanzas budistas, el sábado 22 del corriente mes a las dos de la tarde en el salón principal del Monasterio Nung Chan de la Montaña Tambor del Dharma (DDM, por sus siglas en inglés) en Peitou, Ciudad de Taipei, Taiwán, se organizó la Ceremonia de Toma de Refugio en la Triple Joya y Adopción de los Cinco Preceptos, presidida por el Venerable Guo Dong, abad presidente de la DDM. Unas 1130 personas provenientes de EEUU, Hong Kong, Malasia y diferentes partes de Taiwán se convirtieron en budistas de por vida.

La solemne ceremonia comenzó con tambores y cánticos dirigidos por el Venerable Chang Ju en idioma chino. Los participantes se arrodillaron con respeto ante la estatua del Buda y recibieron los Tres Refugios y los Cinco Preceptos (no matar, no robar, no tener indebidas conductas sexuales, no decir malas palabras y no tomar bebidas alcohólicas) del Venerable Guo Dong.

En la Ceremonia de Toma de Refugio, además de explicar el significado de tomar refugio en las Tres Joyas, el Venerable Guo Dong dirigió unas palabras a los neófitos: “Después de convertirnos en budistas de verdad, debemos aprender a gestionar los asuntos con sabiduría y atender a la gente con compasión, aplicando las enseñanzas budistas en la vida cotidiana. Si sabemos cómo regular la mente con la práctica de las enseñanzas de Buda, podemos reaccionamos con calma ante las vicisitudes de la vida.”

Además de obsequiarles a los participantes collares con imágenes del Buda Shakyamuni y el Bodhisattva Avalokitesvara (Guan Yin) y libros budistas del Venerable Maestro Sheng Yen, fundador de la DDM, el Monasterio Nung Chan preparó tartas de felicitación para expresarles sus mejores deseos, esperando que los neófitos pudieran poner en práctica las enseñanzas de Buda y comprender el profundo significado de la vida.