domingo, 22 de julio de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

Festejo del año nuevo lunar en los monasterios budistas
“Hacer una visita para el año nuevo (Bai nian, en chino)” es una costumbre tradicional del año nuevo chino, y también una forma de expresar mutuamente los mejores deseos y felicidad para el año nuevo. El significado original de la frase “Bai nian” quiere decir que durante el año nuevo, la gente visita y saluda a sus familiares, parientes y amigos para expresar sus buenos deseos. A partir del primer día de enero del calendario lunar chino, la generación joven visita a los mayores, los parientes y amigos se visitan y se saludan mutuamente con frases chinas auspiciosas tales como por ejemplo: “Gong Xi Fa Tsai (Deseo que te enriquezcas)”, “Wan Shi Ru Yi (Que todo te vaya bien)”, “Xin Nian Kuai Le (Feliz año nuevo)”y“Xin Xiang Shi Cheng”(Que todos tus deseos se cumplan), lo cual representa la esperanza que la gente abriga para el nuevo año.

Durante el año nuevo chino, nuestra organización en su sede y sus centros y monasterios budistas en Taiwán, organizará visitas al Venerable Guo Dong, abad presidente de nuestra organización. Damos la bienvenida al público en general a venir a saludar al Venerable Guo Dong. El venerable Guo Dong dará saludos de año nuevo a los asistentes e impartirá una breve charla del Dharma, esperando que todos puedan desarrollar la sabiduría y la compasión en el año nuevo y armonizar la mente y el cuerpo con la enseñanza budista.

Discurso del Venerable Guo Dong, Abad Presidente de la Montaña Tambor del Dharma, para el Año Nuevo 2018

Paz y Liberación de Problemas :
Eliminando los actos malos y haciendo buenas obras, nuestro corazón estará en paz.
Abrazando al mundo con ecuanimidad, estaremos libres de problemas.


¡Amituofo!
Yo Guo Dong quisiera desearte un feliz año nuevo con paz, bienestar, y prosperidad.

El 2017 ya se ha convertido en historia. En el último año, los resultados que hemos trabajado mucho para cultivar no serán en vano. Ellos nos proporcionaran una base sólida para que caminemos hacia el año venidero. Deberíamos apreciar y abrigar gratitud por lo que ya tenemos como un fundamento, sin necesidad de sentir ningún apego o arrepentimiento. La mejor actitud para darle la bienvenida al Año nuevo
es retornar a cero. Este estado de cero nos exige vivir en el momento presente, empezando de nuevo. “Cero” también simboliza la pura y perfecta sabiduría. Por consiguiente, decimos: “vivir en el momento es experimentar al buda en el presente.” Si podemos tener un momento de pureza en el pensamiento, experimentaremos instantáneamente la perfecta sabiduría en ese momento-pensamiento único, y en ese mientras tanto viviremos en la tierra pura. Para el año 2018, les deseo a todos que crezcan en paz y felicidad, y progresen a través de calmarse a sí mismos y calmar a los demás.

Cuerpo y Mente Pacíficos para un Crecimiento Gradual en la Espiritualidad

En términos de las enseñanzas budistas, un corazón en paz representa la verdadera paz, y no tener nada en la mente es la felicidad absoluta. No tener nada en la mente no significa sentirse aburrido o indolente, prescindiendo de cosas. Significa una mente libre de preocupaciones y una mente libre, cómoda para tratar con el mundo. Sin embargo, se necesita práctica para experimentar y alcanzar este estado mental. Por consiguiente, para el año 2018 la Montaña Tambor del Dharma ha elegido “paz y libertad de problemas” como el tema del año, por medio de " eliminando los actos malos y haciendo buenas obras, nuestro corazón estará en paz.” y con “ abrazando al mundo con ecuanimidad, estaremos libres de problemas” como las guías de práctica.
Invitamos a todas las personas en la sociedad a experimentar y comprender el verdadero significado de la paz y la libertad de problemas. Hay paz personal, paz en la familia, paz en el medio ambiente, y la paz definitiva, que trasciende la paz personal y paz en el medio ambiente. El fundamento de la paz comienza con la práctica personal, a través de purificar nuestros pensamientos, palabras y acciones. No solo no deberíamos causarnos daño a nosotros mismos y a los otros, ni tampoco causarnos problemas a nosotros mismos y a los demás, sino que deberíamos dar un paso más para salvaguardarnos a nosotros mismos y a los demás, actuando por el beneficio nuestro y el de los otros. Esforcémonos por cultivar la pureza en el cuerpo y la mente, liberándonos de tentaciones e impurezas. Este es el propósito proactivo de cesar los actos malos y hacer buenas obras.

Contemplación profunda y Manifestación Universal
Además, para alcanzar un corazón en paz necesitamos regular nuestra mente. A través de concentrar, controlar, y finalmente dejar ir nuestra mente, podemos mantener tranquilidad y claridad interna, liberarnos de la turbulencia emocional provocada por los cambios externos, y entonces convertirnos en una fuerza positiva para traer paz al medio ambiente. Abrazar al mundo con ecuanimidad y estar libre de problemas representa la contemplación profunda y no tener deseos, mientras empáticamente consideramos las necesidades de los demás y ofrecemos la debida asistencia. Haciéndolo así seremos capaces de dejar ir las personas, las cosas, y los objetos. Seremos capaces de imitar al Bodhisattva Guanyin en manifestarse universalmente para aliviar el sufrimiento sin miedo a las dificultades. Si podemos vivir este espíritu
aun por una sola vez durante un día, entonces habremos experimentado otro desarrollo. Si podemos experimentar tal desarrollo todos los días, entonces no solo seremos capaces de sentir la tranquilidad y libertad de problemas, en nuestras relaciones interpersonales, con los miembros de nuestra familia, el lugar de trabajo, el medio ambiente, y la sociedad sino que también disfrutaremos de mayor bienestar.

Asumir, Dejar ir a Gusto sin Ningún Apego
El punto de vista budista de los fenómenos está libre de la noción de subjetividad y objetividad; son considerados como teniendo una relación interaccional
de causa y efecto mutuo. Como mi maestro y fundador de la Montaña Tambor del Dharma, el Maestro Sheng Yen, nos dijo que desde elevar la espiritualidad personal hasta aumentar el bienestar del entorno general, todo el camino hacia el logro de la paz de “no tener cosas en la mente y no tener la mente en las cosas” implica cinco niveles: el primero es relajar el cuerpo. El segundo es ampliar nuestra capacidad mental. El tercero es desechar nuestros pensamientos atormentadores. El cuarto es expandir nuestro sentido personal del deber y la responsabilidad. El quinto es extender nuestra perspectiva y tener un mayor objetivo.

Estos cinco pasos puede parecer que nos piden que sigamos dejando ir, pero el punto es dejar ir nuestro egocentrismo, así como los logros y las pérdidas. Después de dejar ir, deberíamos al mismo tiempo tomar un voto, y tener siempre en mente que nosotros y todas las demás personas somos una entidad compartida de vidas. Más aún, deberíamos buscar crear paz y felicidad para todos los seres. Esto representa la generación de la mente Bodhi. Ser capaz de asumir representa compasión, y ser capaz de dejar ir refleja sabiduría. Deberíamos practicar a menudo asumir y luego dejar ir así como dejar ir y luego asumir, sin dejar ninguna huella de apego emocional y sentimental en la mente. Solo con la compasión y sabiduría oportuna de conformidad con el Dharma podemos lograr la verdadera paz y libertad de problemas. En la esperanza de un año nuevo pacífico y feliz, deberíamos comenzar de nuevo desde la mente y servir de ejemplo nosotros mismos. Si podemos cumplir nuestros deberes y tomar responsabilidad, entonces todas las tareas, ya sean grandes o pequeñas,
son buenas tareas; si podemos cultivar mérito y sabiduría, entonces todas las prácticas, mayores o menores, son prácticas budistas; si podemos asumir y dejar ir libremente, entonces todos los acontecimientos, ya sean serios o insignificantes, son esencialmente nada en absoluto. Les deseo a todos ustedes que cultiven un corazón armonioso en paz, con felicidad en la mente libre de problemas. ¡Amituofo!

¿Cómo celebrar el año nuevo chino en nuestra organización budista?

Las vacaciones del año nuevo chino son las más largas en los países de habla china y es una época en la que los fieles acuden a los monasterios y templos budistas para orar por la paz y “cultivar el campo de los méritos”. Una de las tradiciones de celebrar el año nuevo que tienen los chinos es ir a los templos y monasterios budistas con sus familiares, para rendir homenaje al Buda y participar en la práctica de los rituales de arrepentimiento para pedir favores y bendiciones al Buda, esperando que en el año venidero todo salga bien y todos tengan buena suerte y felicidad.

Cada año, durante las vacaciones del año nuevo chino, nuestra organización en sus monasterios y centros budistas, tanto en Taiwán como en otros países, convoca una serie de asambleas del Dharma tales como el Ritual de Arrepentimiento Compasivo del Agua de Samadhi, la Ceremonia de Arrepentimiento de la Gran Compasión, la Ceremonia del Bodhisattva Avalokitesvara y la Ceremonia del Buda de la Medicina, étc. para colmar los deseos de la gente de realizar la práctica espiritual durante el año nuevo. Las asambleas del Dharma son una de las más importantes prácticas en grupo del Budismo Chino, cuyo objetivo es arrepentirse del karma negativo que uno haya acumulado en el pasado a través de recitar el protocolo de ritual, hacer postraciones al Buda y recitar escrituras budistas y mantras con devoción y sinceridad, recitar la oración de dedicación para purificar nuestro cuerpo, habla y mente, y aprender de los Budas y Bodhisattvas para generar la bodhichitta, poner en práctica la enseñanza budista y apagar los fuegos de la codicia, el odio y la ignorancia.

Los días previos al año nuevo chino, la gente suele pasar gran cantidad de tiempo realizando limpieza en sus hogares para recibir el año nuevo. Además de hacer la limpieza de toda la casa, desde el punto de vista budista, aún más importante es limpiar la suciedad de nuestra mente. Para los budistas, la mejor manera de limpiar las impurezas mentales es la práctica de los rituales de arrepentimiento. El Venerable Maestro Sheng Yen, fundador de nuestra organización, había manifestado en una asamblea del Dharma del año nuevo chino: “La razón por la que nosotros, los budistas, realizamos la práctica de arrepentimiento durante el año nuevo, radica en que reconocemos el hecho de que hacemos muchas cosas que no sólo son desfavorables para uno mismo, sino que también perjudican a los demás. Por consiguiente, nos arrepentimos del karma negativo que hemos creado desde el tiempo sin fin, esperando que después del arrepentimiento sincero, podamos aprender a generar la bodhicitta y aprender las acciones del bodhisattva.” De esta manera, nosotros alentamos a todos a participar en la práctica espiritual para recibir el año nuevo chino.