miércoles, 12 de diciembre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

La ceremonia de tonsura se organizó en el aniversario del nacimiento del Bodhisattva Ksitigarbha.





















A las nueve de la mañana del 9 de septiembre de 2018, aniversario del nacimiento del Bodhisattva Ksitigarbha según el calendario lunar chino, la Universidad de la Sangha de la Montaña Tambor del Dharma (DDM, por su siglas en inglés) organizó en la sala principal del Buda de la DDM su Ceremonia anual de Tonsura, en la que 1 novicia tomó los diez preceptos y recibió la tonsura y 16 postulantes tomaron los diez preceptos, respectivamente. Más de 150 personas presenciaron el momento solemne de la ceremonia.






















Recitando los Versos de Tonsura “en la primera rasurada, que haga votos de abstenerse de todas las acciones malas; en la segunda rasurada, que haga votos de cultivar todas las acciones virtuosas; en la tercera rasurada, que haga votos de liberar a todos los seres sintientes del sufrimiento”, el Venerable Guo Huei, abad presidente de la DDM, junto con el Venerable Guo Pin, viceabad de la DDM, y la Venerable Guo Shyang, viceabadesa de la DDM, dio la tonsura y los diez preceptos a la novicia y los mismos preceptos a los postulantes.






















En su breve charla del dharma, durante la ceremonia, el Venerable Guo Huei manifestó que los monjes se diferencian de las personas laicas en dos aspectos: en la apariencia externa y en la vestimenta. Hacerse monje y dedicarse a la práctica budista consiste en eliminar los cinco deseos mundanos y soltar nuestro apego a la fama, el poder, las capacidades y el conocimiento intelectual que hemos poseído, para empezar una nueva vida. Desde el primer día en que nos convertimos en monjes, debemos aplicar los conceptos y los métodos de la práctica budista en la vida cotidiana para moldearnos a nosotros mismos poco a poco y, mejorar nuestra etiqueta corporal, mental y verbal.






















El Venerable Guo Huei expresó su agradecimiento a los padres de la recién tonsurada manifestando que, al apoyar la elección de su hija de tomar la vida monástica, han hecho la más grande ofrenda a las Tres Joyas, a través de lo cual han acumulado incontables méritos. Para la recién tonsurada, debería sentirse agradecida a sus padres por respetar su decisión de darse a las Tres Joyas, el Buda, el Dharma y la Sangha. Para los monjes, los miembros familiares son nuestros colaboradores y amigos virtuosos para siempre, por lo que debemos demostrarles en todo momento nuestro cariño con la compasión y la sabiduría budista. Los padres, a su vez, deben comenzar a aprender, propagar y proteger el Dharma y embarcarse en el camino budista hacia la Budeidad. Ambas partes deben agradecerse mutuamente por tener este lazo kármico positivo de beneficiarse el uno al otro en la práctica espiritual.






















El Venerable Guo Pin citó las tres frases del Venerable Maestro Sheng Yen para compartir con todos los asistentes: tener absoluta confianza en la Sangha; reflexionar primero al afrontar emociones aflictivas y conflictos y disolver las aflicciones mentales en donde surjan. El Venerable Guo Pin enfatizó que aunque el cuerpo físico del Venerable Maestro Sheng Yen ya no está con nosotros, sin embargo, la Sangha de la DDM continuará siguiendo las enseñanzas, los ideales y las directrices de orientación del Maestro para dirigir la práctica budista de los seguidores y exhortó a todos a realizar una introspección, utilizando el lema de la Universidad de la Sangha de la DDM “Compasión, Sabiduría, Armonía y Respeto”, al encontrarse con problemas y afrontar las emociones aflictivas.






















“Le escribí una carta a mi padre en la que expliqué mis razones por las que decidí tomar la vida monástica y, al mismo tiempo, expresé mi agradecimiento a él por su compañía a lo largo del proceso de mi crecimiento, porque mi padre era muy reacio a aceptar mi decisión.” Profundamente conmovida por los votos compasivos del Venerable Maestro Sheng Yen, hizo de manera decidida, el voto de convertirse en monja; la Venerable Yen Tse manifestó que el Venerable Maestro Sheng Yen compartió con los demás las enseñanzas de Buda que había practicado y experimentado en carne propia, para que la sabiduría de Buda pudiera entrar en la vida de cada uno y transformara el sufrimiento de la vida en paz; eso es un comportamiento noble, por lo que creía que solo a través de abrazar la vida monástica podría compartir las enseñanzas budistas con más personas y ayudarles a aplicar estas enseñanzas en su vida diaria. Entre los asistentes a la ceremonia de tonsura se encontraban 13 amigos, familiares, compañeros de clase, así como el profesor asesor de la tesis de maestría de la Venerable Yen Tse, quienes le enviaron sus mejores deseos y bendiciones.






















“Espero que cultive la sabiduría y desarrolle las virtudes, para poder estrechar buenas afinidades kármicas con los demás,” dijo Chen Y-rou, madre de la recién tonsurada, quien desde que su hija nació, la llevaba a participar en las actividades budistas y a conocer las normas de etiqueta budista, y después empezó a ofrecerse como voluntaria y a participar en retiros de meditación en la Montaña Tambor del Dharma. “Mi hija no solo quiere dedicarse a beneficiar a sus propios familiares y padres con las enseñanzas budistas, sino también a todos los seres sintientes y a los padres de incontables vidas en el pasado”, dijo emocionadamente. De ahí que decidió respetar su decisión y le deseó todo lo mejor en su camino budista hacia la iluminación.






















Al final de la ceremonia, el Venerable Guo Huei, según el linaje de la tradición china Chan, le dio el nombre del Dharma “Yen-Tse-Chih-En” a la recién tonsurada, expresando sus mejores deseos y felicitaciones a ella al empezar su nueva vida monástica.

Vídeo de la Ceremonia de Tonsura: