martes, 16 de octubre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

DDM participó en el Embalaje de Alimentos para el Día 9/11
Este 2018 es el segundo año que el Centro de Meditación Chan de la Montana Tambor del Dharma (DDM, por sus siglas en inglés) fue invitado a participar en el Día de Servicio-Embalaje de Alimentos para los Necesitados. El evento comenzó a las 7 de la mañana, y hubo 5 sesiones en este evento de 10 horas de duración. Representantes de tres religiones dirigieron las oraciones en cada sesión. En total, 1.500.000 alimentos fueron empacados para ser enviados a las zonas donde las personas sufren de hambre. A las 11 de la mañana, los maestros del dharma y voluntarios del Centro de Meditación Chan participaron conjuntamente en la tercera sesión de oración, y el Embalaje de Alimentos para las personas que padecen hambre.

La tercera sesión de oración comenzó a las 12 del mediodía. En una atmósfera solemne, representantes de tres religiones se subieron al escenario, oraron y transmitieron sus bendiciones para las víctimas del atentado terrorista del 9/11. La Venerable Chang Zhai, del Centro de Meditación Chan, dio una enseñanza concisa para todos: En nuestro mundo, sea que nos conozcamos o no, estamos conectados el uno con el otro. En el Budismo, hay un conocido Bodhisattva llamado Avalokitesvara (Kuan-yin), que representa el símbolo de la compasión. Alentamos a todo el mundo a aprender del Bodhisattva Avalokitesvara, y a intentar imitar al Bodhisattva Avalokitesvara en la vida cotidiana. No solo deberíamos ser compasivos con los amigos que amamos, sino también ser compasivos con las personas que no conocemos. Además, incluso a aquellos a quienes odiamos, todavía los tratamos con compasión. Después de la enseñanza, la Venerable Chang Zhai, encabezó la recitación del nombre del Bodhisattva: “Namo Bodhisattva Avalokitesvara,” rezó y bendijo a los seres sintientes, después transfirió el mérito a todas las víctimas y a sus familiares.

Después del rezo, resonó una alegre música de fondo. La atmósfera se llenó muy pronto de relajación y armonía. Los monjes y las personas laicas del Centro de Meditación Chan, comenzaron a empacar los alimentos con voluntarios de diferentes organizaciones. Los participantes podrían no conocerse el uno al otro antes, pero eran tan simpáticos que parecía que no había diferencias de raza o religión entre ellos. Bajo la orientación de los voluntarios bien entrenados con cooperación tácita, se empaquetaron las harinas de avena, proteínas de soya, manzanas secas, y vitaminas, con especificación estándar. Todos los que participaron en el empacado utilizaron gorra y guantes esterilizados para garantizar la higiene. Cada paquete de alimentos debía suministrar una comida para una familia de cuatro a cinco personas, y necesitar solamente una preparación rápida con agua. Acá pudimos apreciar la cuidadosa atención a los detalles por parte de los patrocinantes del evento.

La tercera sesión del evento terminó a la una de la tarde. Todos los participantes estaban llenos de alegría por haber ayudado a transformar un día de tragedia en un día de hacer el bien.
Fotos relacionadas