domingo, 18 de noviembre de 2011
páginas relacionadas con DDM

這個頁面上的內容需要較新版本的 Adobe Flash Player。

get Adobe Flash Player

La DDM exhorta a todos a rezar por los muertos y heridos del accidente ferroviario en Taiwán.
El domingo 21 de octubre de 2018 en el condado de Yilan, en el norte de Taiwán, el tren Expreso Puyuma 6432, que iba desde Shulin a Taitung y llevaba 366 pasajeros a bordo, perdió el control en una curva y se descarriló, dejando 18 muertos y alrededor de 200 heridos graves y leves. Al enterarse de la tragedia, el Monasterio Sucursal Lan Yang de la Montaña Tambor del Dharma (DDM, por sus siglas en inglés) ha movilizado a sus voluntarios, encabezados por la Venerable Chang Fa, directora del Monasterio, a los hospitales cercanos a donde los heridos fueron trasladados, para brindarles un consuelo y apoyo espiritual tan necesarios en esos momentos difíciles. Parte de los voluntarios, a su vez, se dirigieron al Hospital Su Ao de Veteranos para orar por las víctimas mortales del accidente ferroviario. El día 22 por la mañana, el Venerable Guo Guei, abad presidente de la DDM, y el Venerable Guo Dong, antiguo abad presidente de la DDM, han partido al condado de Yilan para expresar su solidaridad y consuelo a los heridos y afectados por el trágico suceso.

El Venerable Guo Huei ha exhortado a todos los budistas a orar conjuntamente por los heridos para que puedan recibir una atención médica adecuada y por los muertos para que puedan renacer en la Tierra Pura. Mientras tanto, como de momento los hospitales necesitan urgentemente sangre para las personas con heridas importantes, el Venerable Guo Huei ha hecho un llamado al público en general para donar sangre que permitirá salvar la vida de los heridos del accidente de tren, participando en ese acto altruista que puede ayudar a muchas personas.

Ayer apenas sucedió el accidente, la Montaña Tambor del Dharma, en sus monasterios y centros budistas tanto en Taiwán como en otros países del mundo, ha escrito tablillas funerarias, hechas de papel, con los nombres de los fallecidos para orar que puedan renacer en reinos superiores, y tablillas de bendición con los nombres de los heridos para rezar que puedan recuperarse cuanto antes y retomar la tranquilidad tras la tragedia. El Monasterio Sucursal Lan Yang organizará una ceremonia de bendición, esperando que, con las bendiciones de Budas y Bodhisattvas y los méritos acumulados mediante las recitaciones, los heridos puedan liberarse del sufrimiento y las víctimas puedan renacer en la Tierra Pura de la Felicidad Suprema del Buda Amitabha.