La Venerable Chang Wu guió un retiro Chan de siete días en Suiza.

La Venerable Chang Wu, subdirectora general de las sucursales de la Montaña Tambor del Dharma en América del Norte y directora del Centro Budista de la Montaña Tambor del Dharma en Vancouver, fue invitada a dirigir nuevamente un retiro Chan de siete días en Chan Bern, a partir del 10 de julio. El retiro se llevó a cabo tanto en línea como en persona. Los veinticuatro participantes vinieron de ocho países en cuatro diferentes zonas horarias, incluyendo Suiza, Alemania, Liechtenstein, Austria, Finlandia, Bélgica, Reino Unido y Canadá. Aunque algunos participantes en línea solo asistieron parcialmente debido a las diferencias horarias y a su apretada agenda, no obstante, demostraron su entusiasmo y dedicación a la práctica.

El 9 de julio, la Venerable Chang Wu dio en primer lugar una charla de Dharma sobre la "Práctica Chan en la vida diaria para los monjes." Comenzó por explicar las similitudes y diferencias entre la reducción del estrés basado en la conciencia plena (MBSR, por sus siglas en inglés) y la práctica Chan budista. Luego desmitificó la vida monástica budista, transmitiendo el espíritu de “la práctica es la vida diaria; la vida diaria es la práctica” mediante el cual los monjes tienen como objetivo liberarse del sufrimiento y beneficiar también a otros seres sintientes. Hubo más de 70 asistentes en total y la charla fue bien recibida.

El retiro intensivo comenzó al día siguiente. Todos los asistentes tenían años de experiencia en meditación. Durante el retiro, algunos estaban realizando grandes esfuerzos por su práctica, pero aún no podían relajarse adecuadamente. Una persona había estado sufriendo un trauma durante mucho tiempo y realmente no sabía cómo lidiar con ello. Otra persona acababa de ser certificada por un maestro Zen japonés por su gran experiencia, y esperaba utilizar el método de manera persistente. Otra más buscaba escuchar la enseñanza Chan de la “vacuidad” después de haber realizado un viaje de peregrinaje de 2000 kilómetros en España, donde al principio sufrió de un miedo enorme pero de repente experimentó serenidad y claridad en la mente. La Venerable Chang Wu expresó que, de hecho, fue un desafío brindar una orientación general a los practicantes de diferentes niveles mientras los ayudaba a practicar diligentemente la meditación para un retiro realizado tanto en línea como en persona. Ella dijo que también fue una oportunidad de aprender para ella. 

Durante la primera charla de Dharma, la Venerable Chang Wu animó a los asistentes a disfrutar de cada día, cada sesión de meditación y cada respiración durante el retiro, utilizando una mentalidad de principiante. En el segundo día, guió a todos a experimentar el Chan en movimiento. Explicó que la relajación no se trata solo de la relajación del cuerpo, sino también de examinar continuamente nuestro ser interior, de dejar de lado el juicio propio, el diálogo interno y la mente de comparación, para que la mente pueda relajarse de verdad. Más tarde, introdujo la forma correcta de respirar y cómo comenzar la práctica de shikantaza ("concentrarse solo en sentarse en meditación") en la Iluminación Silenciosa, que requiere que uno sea claramente consciente del surgimiento, el cambio y la desaparición de nuestras sensaciones corporales, pensamientos errantes y fenómenos externos sin responder, involucrarnos e interferir con ellos.

La Venerable Chang Wu también citó versos de “Faith in Mind” de Sengcan, el tercer patriarca de la Escuela Chan. “El Camino Supremo no es difícil si no escoges y eliges” señalando a la mente de apego y resistencia como el obstáculo para nuestra práctica. La frase "Ni ames ni odies, y entenderás claramente" significa que, al estar libres de preferencias, nos daremos cuenta de que en realidad no hay nada a que aferrarnos o resistirnos.

Después de practicar el método de la contemplación directa, la Venerable Chang Wu explicó también la Iluminación Silenciosa citando un verso en Zuochan Zhen  (Advertencia sobre la meditación sentada) de Hongzhi Zhengjue: “Conocer las cosas sin entrar en contacto con las cosas; e iluminar los fenómenos sin ser confrontados por las condiciones ”ilustra que los fenómenos son ilusorios porque están en un estado de flujo constante, como lo está la mente, que es capaz de conocer e iluminar. Por lo tanto, no hay necesidad de apegarse a las sensaciones y experiencias, ya que no son otra cosa que el funcionamiento del surgimiento condicionado. Más que simples palabras y lenguaje para ser captados intelectualmente, estas son enseñanzas doctrinales que se pueden experimentar y realizar personalmente a través de la práctica Chan.

En la mañana del día de clausura, también se llevó a cabo la ceremonia de toma de refugio y el ritual de rendir homenaje de agradecimiento a los patriarcas. Uno de los participantes en línea, quien era católico con muchos años de práctica en el yoga y zen, nunca había deseado convertirse en budista. Durante la ceremonia de toma de refugio, sin embargo, se sintió conmovido y decidió refugiarse en las Tres Joyas. En ese momento, se sintió sumamente tranquilo, pacífico y encantado. Todos también se sintieron felices por él y su historia ciertamente fortaleció la fe de otros para seguir practicando el Dharma.

 
Volver arriba